Lo Último

2492. Mandamientos republicanos




I. Amar a la Justicia sobre todas las cosas 

Quien ama la justicia sobre todas las cosas no hace daño a nadie; respeta los derechos ajenos y hace respetar los propios.

II. Rendir culto a la Dignidad

Quien rinde culto a la dignidad, se lo rinde a la libertad y la igualdad; ni avasalla a nadie, ni por nada se deja avasallar; ni reconoce primacías innatas, ni acata privilegios infundados.

III. Vivir con honestidad 

Quien vive honestamente no será vicioso y constituirá lo más pronto posible un hogar honesto.

IV. Intervenir rectamente en la vida política

Para cumplir con el cuarto mandamiento procurará incesantemente formar opiniones bien fundadas acerca de los asuntos públicos; votará según su conciencia; intervendrá en las contiendas políticas, desempeñará los cargos públicos que le sean conferidos y pagará contribuciones de acuerdo a las leyes.

V. Cultivar la inteligencia

Aprender y pensar todo cuanto sea posible.

VI. Propagar la instrucción

Comunicar lo aprendido y facilitar los medios para que todos aprendan.

VII. Trabajar 

Sacar toda la utilidad posible de las propias energías personales y de los bienes que se tengan.

VIII. Ahorrar 

Consumir menos de lo que se produzca, para crecer así, los bienes de la Patria y dela Humanidad.

IX. Proteger al débil

Responder al sentimiento FRATERNIDAD. El niño, el enfermo, el inválido, la mujer tiene derecho a la caridad.

X. No procurar el beneficio propio a costa del perjuicio ajeno

Vedar todas las explotaciones del hombre por el hombre, y todas las protecciones legales consistentes en aumentar los provechos de unos a costa de los bienes de otros


Guadalajara, 31 de Mayo de 1931









1 comentario:

  1. Hasta el presente llegan las dolorosas e incalculables consecuencias de la caída de la República.
    ¡Qué espantosa traición a la vida y a cuanto PUDO ser en ella!...
    Y, sin embargo, ante su tumba y junto a sus restos, siempre arropados por flores, poesías y tricolores, uno siente la sonrisa de Machado como una renovada y fortalecida esperanza... ¡Se hace camino al andar!

    Gracias, María. Salud!

    ResponderEliminar