Lo Último

2522. Una interpretación francesa del conflicto español

Maurice Thorez (1900-1964) en pie con traje de rayas



Mauricio Thorez, diputado francés, ha visitado recientemente a la España Republicana tomando parte en distintos actos, en los cuales ha dejado oir su palabra, plena de admiración y de emoción hacia el pueblo español. Sus manifestaciones, en algunos casos, pueden haber tendido hacia el extremismo. No obstante Thorez, representa una de las minorías del Gobierno de M. León Blum, el Jefe del Gobierno francés. Por la trascendencia que pueden tener sus palabras, vamos a ofrecer una síntesis de ellas. Thorez dijo: 

"La clase media francesa siente simpatías hacia la República española. Al principio se dijo que ayudar a la República española significaría la guerra; pero hay que confesar que una parte de la responsabilidad incumbe a los Gobiernos democráticos, cuya actitud he permitido que la cuestión se planteara de esta manera, puesto que ha habido que justificar el abandono en que con sus dudas y vacilaciones se ha dejado a la República española, diciendo: Se trata de conservar la paz! Y esto constituye un gran error.

Se conserva la paz salvaguardando la República española. No se defiende la paz si se coloca a la República española en una difícil situación, violando las reglas del derecho internacional. Nosotros hemos defendido constantemente la tesis de que la lucha española pudiera tener importante repercusión para la paz del mundo. Hemos considerado rehusar la guerra civil española como una manifestación aislada, y la hemos considerado siempre como una operación ofensiva, dirigida por el fascismo internacional contra las fuerzas de la Paz y la Libertad, y muy especialmente contra la democracia francesa, interesada en que Hitler no pueda constituir un tercer frente del otro lado de los pirineos.

Hitler y Mussolini se proponen cortar las comunicaciones de Francia con el África del norte y debilitar la influencia de Inglaterra en el Mediterráneo, de lo cual claro testimonio es la ocupación de las Baleares. Esto no puede significar otra cosa que la preparación para la guerra.

El Gobierno del Frente Popular Español es el Gobierno de todos los españoles, dignos de este nombre. Entre esos españoles hay revolucionarios, democráticos, librepensadores y católicos. La libertad proclamada como algo fundamental debe ser extensiva a la religión, manteniendo la libertad de cultos y ofreciendo a los católicos la posibilidad de practicar sus creencias religiosas. Por el contrario, defender el principio antireligioso en los momentos presentes, puede perjudicar a la República y a la causa del pueblo. Una demostración de ello lo está dando la región vasca, esencialmente católica y que, sin embargo, está defendiendo valientemente a la República española."

Hasta aquí, las palabras del parlamentario francés, que indudadablemente reflejan el criterio de una gran parte del pueblo francés, y hasta de su Gobierno que parece estar actuando ahora, con una visión un poco más acertada del problema, pues en la cuestión del bloqueo, y de los extranjeros, ha encontrado un motivo para hacer valer ese su criterio, afirmando que antes de bloquear a España debían sacarse de ella todos los extranjeros, sin excluir a los moros que son tan extranjeros como los demás, pues precisamente Francia, por el Tratado de Algeciras, puede exigir que los moros no sean trasladados a España, para pelear en ninguna contienda política.

Veremos si esta nueva posición de Francia logra al fin abrir un poco los ojos a las democracias de Europa.


Facetas de la actualidad Española, La Habana, abril 1937






No hay comentarios:

Publicar un comentario