Lo Último

2751. Decir la verdad es ser un buen demócrata

Sobre la exhumación de la fosa de Vilarraso – Aranga – A Coruña

Todos los permisos de exhumación, fueron entregados en el año 2011. El Arzobispado de Santiago de Compostela propietario del cementerio, Patrimonio Cultural de A Coruña y de Santiago, nos apoyaron en todo momento dando ánimos y mucha suerte.

Se negoció con la Diputación de A Coruña, que durante mucho tiempo, nos estuvieron engañando, pidiendo más y más información, para al final, no coger ni el teléfono haciendo el desprecio más absoluto, y negarse a colaborar en ayudas para las exhumaciones de las víctimas del franquismo gallegas, gobernando el PSOE y el BNG, partidos que se decían de izquierdas, (siempre se comentó, que al no dar fiesta con orquesta y comidas gratis a todo el mundo, los políticos no quisieron saber nada de recuperar a sus ciudadanos democráticos asesinados por el fascismo falangista junto a guardia civil, todos ellos gallegos).

Se creó un Crowndfunding que fue anulado, por varios ataques fascistas, donde fueron enviando correos aleatorios mal intencionados y totalmente falsos e injuriosos en contra de nuestra organización, tanto a la USC como a la dirección de la empresa recaudadora y otros estamentos que deberían colaborar con la ARDF DESAPARECIDOS, por lo que consiguieron cancelar el Crowndfunding y poner en nuestra contra a todos los contactos que en principio iban a ayudar, además de hackear nuestras cuentas, y las de algunos de los dirigentes de la Entidad.

Como resultado, todo estaba en nuestra contra, los fascistas podrían conseguir la anulación de los trabajos. Posteriormente, supimos, que ciertos políticos y asociación memorialista, estuvieron dando documentación falsa a todo el mundo, y que contactaban con familiares de las víctimas del franquismo, para amedrentarlas, e incluso en ciertos casos amenazarlas, alegando que no había ninguna fosa a exhumar, que no existía nada de ello (por suerte, ninguna de ellas presto atención a las infamias y se siguió adelante con el proceso).

En el año 2017, se decidió intervenir las fosas comunes de Vilarraso, Fervenzas y Guitiriz, integrantes de la ARDF DESAPARECIDOS se harían cargo de todos los gastos que surgiesen.

Se estableció como fecha de comienzo de los trabajos el día 02 de julio de 2018, tras consultar distintos organismos de predicción del tiempo anticipado, incluido el calendario Zaragozano.

La mayoría del material y herramientas a usar, ya se encontraba en la aldea, aunque el vehículo, de igual forma que siempre, iba cargado al máximo en sus viajes.

Se preparó al personal, en este caso sería todo voluntariado, se informó a la administración, párroco, Arzobispado, se contrato una casa de alquiler, se negoció con un restaurante para las comidas y se organizó con todo detalle todo lo preciso.

El día 02 de julio, se comenzó a abrir la tierra en Vilarraso.

Muchos vecinos y otras personas que venían de lejos, se acercaban a ver las excavaciones, otras a dar testimonio, y otras más, además de informarnos aceptaba ser grabada con nuestras cámaras.

Ancianos, se acercaban hasta nosotros, para comunicarnos dónde se hallaban las fosas comunes, testigos directos de haber visto los enterramientos o las fosas cavadas, y no faltó el Sacristán, que para liar situación alegó, que íbamos a encontrar múltiples sacos llenos de huesos, extraídos de los nichos y enterrados en esa zona del cementerio.

Se siguió excavando y comenzaron a aparecer restos de tejas, de cemento, de piedras del antiguo muro que existió en su día. A unos 20 cm apareció una falange de dedo de pie, un poco más abajo, otra de mano, y más abajo otra más. La tierra nos estaba hablando, y nos decía que allí hubo enterramientos distintos. Se consultó con el párroco, por si habían existido obras o enterramientos que constasen en algún libro de registro de la iglesia u otros. Éste nos comunicó que eso era inviable, ya que no existía nada escrito, y que al haber abierto la tierra para sacar los restos mortales introducidos allí en distintos meses del año 1936, eso era profanación.

La profundidad excavada, los restos de obra y el hallazgo de restos óseos al azar, entendimos que la fosa común había sido destruida, llevándose los restos óseos fuera de su lugar de origen, ahora quedaba por saber, si se llevaron todos los restos mortales.

El día 12 de julio, comenzaron a aparecer los primeros huesos. Cráneos fracturados por un lado, puntas de zapato por otro, incisivos más allá, más cráneos y más restos óseos.

Al parecer, los que fueron a destruir y llevarse las fosas comunes sobre el año 1945, se llevaron los restos mortales que se hallaban en varias fosas comunes, y rellenaron el terreno, con tierra de otros lugares, restos de obra y piedras, ignorando, que las fosas comunes de 37 represaliados que deberían estar en esa zona, tan sólo se llevaron 16, pero eso no lo podían saber, ya que a pico y pala, deprisa y con miedo a ser descubiertos, provocó, que no se percatasen que se llevaron las fosas comunes de la capa superior, pero que justo debajo, a 30 cm, estaban los otros 21 que pertenecían a los asesinados en el año 1936.

Los restos mortales que hicieron desaparecer de la capa superior, eran casi todos asesinados a partir de 1937, salvo unos pocos que seguían siendo del 36.

Los trabajadores, estuvieron pisando sin saberlo, los cráneos y pelvis de los restos óseos que se hallaban en la capa inferior, tanto es así, que hayamos restos de cemento y de tejas en algunas de las fosas comunes y en los propios huesos.

En todo momento, se filmó como siempre, todas las actividades que se iban desarrollando en el interior de las 10 fosas comunes que contenían 21 asesinados por el fascismo nazi.

El dron, sobrevolaba varias veces por encima de los profesionales, generando tomas secuenciales impresionantes, tanto de fotografía como de vídeo.

Se iban extrayendo siguiendo el protocolo de exhumaciones de las buenas praxis, un fémur y dos piezas molares por resto mortal, para las analíticas de ADN, sin contaminar, sin uso de contaminantes como el plástico, envolviendo los restos óseos en papel de estraza, manipulando absolutamente todo, con guantes estériles y mascarillas.

Conforme aparecían objetos asociados a los represaliados, se filmaban, se fotografiaban, se catalogaban, y se recogían. Muchos de estos objetos, aparecían en grumos de barro o textil sin identificar, y que tanto los arqueólogos como la antropólogas iban disolviendo si se podía para cerciorarse si había algo dentro de esos grumos.

El detector de metales, como siempre, hacía una gran labor, ya que el ojo humano y el tacto manual, no acierta siempre, y el aparato hallaba lo que era echado a la escombrera. Se usaba constantemente tanto en la escombrera como en el interior de las fosas.

Entre los objetos, aparecían, gemelos de puño de camisa de oro con iniciales, de cobre, de mezclas de aleaciones de distintos metales, horquillas de pelo, grafito (láminas de lapiceros), carboncillo de dibujo, botones, cinturones, hebillas distintas, prótesis dental, fundas de oro dentales, puentes premolares de oro también, y una gran diversidad de cosas que portaban los asesinados.

Muy interesante, se hallaron proyectiles de distintos calibres, como el 9 X 23, 9 mm Largo, 9 x 17 mm, 9 corto, 9 X 19 parabellum, 9 mm Luger, 7 X 63/65, 7 X 65 X 17 mm y 6,35 mm, la mayoría de ellos, se localizaron en el interior del cráneo, cosa nada habitual.

En cuanto estaban preparados los restos óseos para su exhumación, se preparaban grupos de antropólogas físicas, para tal tarea, haciendo un estudio antropológico de campo minucioso, lo que facilita enormemente las labores a realizar posteriormente en laboratorio, donde apenas quedará tomar medidas (antropometrías) y poco más (para estos trabajos, es preciso una gran profesionalidad, que a la vez que se recuperan huesos, se hace un estudio paralelo.

En su gran parte, de los arqueólogos /as que participaron en las exhumaciones de Vilarraso, era la primera vez que exhumaban restos mortales de la guerra civil española, otras/os, era la primera vez de excavaciones en general.

La ARDF DESAPARECIDOS, intenta siempre, que allí donde se desplaza, permitir participar a profesionales autóctonos, en este caso eran gallegos/as. Fueron pasando unos y otros, estando permanentemente los profesionales técnicos/as promotores de la ARDF DESAPARECIDOS.

Los estudios de ADN son las que tienen que hablar, e identificar a los exhumados.

Todas las evidencias muestran, que podrían estar entre los recuperados (no hay nada seguro hasta resultados de ADN), el alcalde de entonces de Becerreá Rudesildo, su cuñado Ovidio, José González, Domingo Valcárcel, Mercedes Romero…..

Poco a poco, se exhumaron los 21 asesinados por el fascismo españolista. Ahora queda el ADN, el cual es muy cosotoso, pero los políticos siguen sin coger el teléfono y haciendo caso omiso a los escritos oficiales que se les envían al registro de entrada de la Diputación de A Coruña y Ayuntamiento.

Por nuestra parte, seguiremos desarrollando nuestras labores de investigación, prospecciones, exhumaciones, inhumaciones y dignificaciones.

En breve tiempo estará acabado el estudio antropológico de todos los restos mortales, y pronto volveremos a Galicia a seguir con las exhumaciones en Guitiriz y Fervenzas, ya que el tiempo se nos echó encima, al tener que excavar tanta tierras removida por la destrucción de las fosas comunes que se hallaban en la capa superior de la zona del  atrio del cementerio de Vilarraso, ya estamos preparando todos los detalles, con ayudas o sin ayudas, una vez más, no importa, todo por las víctimas del franquismo.

Recordamos a todo el mundo, que quien quiera colaborar, puede hacerlo atreves de nuestro Facebook ardf desaparecidos o Web: ardfdesaparecidos.com, en nuestra cuenta de donaciones. En los mismos podéis encontrar, todas las fotografías y vídeos creados sobre todos los trabajos realizados en Vilarraso – Aranga – A Coruña.

Tenemos sede en tres comunidades, Galicia, Aragón y C. Valencia, servicio de asesoramiento a víctimas del franquismo en ardf.desaparecidos.com

Con un poco de cada uno/a, se consiguen las dignificaciones de los demócratas asesinados.

La ARDF DESAPARECIDOS, practica y enseña a exhumar con buenas praxis fosas comunes del GCE. Recomendamos el libro: Manual Básico de Exhumaciones – Editorial Hades 2016.


Santiago Carcas Cuartero
Presidente de la ARDF DESAPARECIDOS


_____________________

Asociación por la Recuperación de los Desaparecidos en el Franquismo - ARDFDESAPARECIDOS
Tlf: 633138068 - 630251800 - 637432377- 605877931
CIF: G99307977

Donaciones: CUENTA CORPORATIVA
nº de cuenta: ES1214910001273000101731
Desde el extranjero:
OFICINA  0015 - BIC/SWIFT: TRIOESMMXXX
















No hay comentarios:

Publicar un comentario