Lo Último

917. Recordando a Claudio Sánchez Albornoz.



"La República española ha venido para transformar radicalmente España, no sólo en el orden político, sino en todo, para impedir que siga corriendo a la deriva, sesteando, como ha venido sesteando secularmente a través de la historia"


Claudio Sánchez-Albornoz nace en Madrid el 7 de abril de 1893. Se forma en la Institución Libre de Enseñanza. Catedrático de Historia de España y académico de la Historia. Milita en Acción Republicana y es elegido diputado por Ávila durante la II República. En 1932, como Rector de la Universidad Central, participa en la creación del Centro de Estudios Históricos y es nombrado ministro de Estado en 1933. Embajador en Portugal en 1936. Preside la República en el exilio desde 1959 hasta 1970. Regresa a España en 1976 tras cuarenta años de exilio. Fallece en Ávila en 1893.

Hoy le recordamos con un extracto de su "Anecdotario Político"


*


Negociaciones para constituir el Frente Popular. Largo Caballero afirmó sin rodeos:

-Después del triunfo, yo me reservo el derecho de hacer la revolución.

Ante estas palabras, Sánchez Román se apartó de la alianza, pero los otros jefes aceptaron y firmaron el acuerdo, sin informarnos a los soldados de fila.

Yo lo he sabido en el destierro.

Y así ganamos las elecciones, no sin sorpresa de muchos de un lado y otros de la barricada.

Azaña pronunció un discurso pacificador desde el ministerio de la Gobernación. Estaba yo casualmente a su lado. Al concluir, me abrazó y me dijo:

-Albornoz, ahora a hacer republicanos.

Y hacía falta, pues era grande la fuerza de Largo Caballero y más grande el miedo de las clases conservadoras ante nuestro triunfo electoral que había traído como inmediata secuela la amnistía de los autores de las dos revoluciones de octubre; votada incluso por Gil Robles en la Diputación permanente de las Cores, Diputación de la que los dos formábamos parte.

Y hacía falta hacer republicanos burgueses como se había declarado y era en verdad Azaña. 

*

Azaña ha estado oculto algunos días mientras se deshacía la madeja de un posible golpe de Estado por algunos soñado para burlar los resultados del triunfo electoral de Frente Popular.

Al cabo, toma posesión de la Presidencia del Gobierno.

Se suceden rápidos los acontecimientos y se reúne el Parlamento.

-Va a ser usted vicepresidente para ser el jefe de la mayoría – me dice Azaña en su despacho de la Castellana.

- Don Manuel. No acepto –le replico.

-¿Se siente usted degradado al ocupara la vicepresidencia? –me pregunta.

-No –le atajo- es que yo puedo ser el jefe de una mayoría integrada por los comunistas para los que soy, y lo es usted, un burgués reaccionario, y por los socialistas que preside Largo Caballero, quien en el pasado parlamento, hizo lo posible para que como querían las derechas y de acuerdo con ellas, me anularan el acta y, ahora, ha lanzado a sus gentes de Ávila a exigirme que renuncie a lo que acabo de ganar en muy dura y limpia lucha. Ni unos ni otros se sentirían representados por mí; ni yo podría representarse dignamente. Cuando se le descomponga el Frente Popular, que será pronto, cuente usted conmigo para organizar una nueva mayoría.

*

“No me llevéis al poder si no me vais a dejar gobernar”, había dicho Azaña en su discurso del gran mitin de Comillas.

Conocía la situación de las gentes de la izquierda, ciertamente no más exaltadas que las gentes de derecha, pero éstas al otro lado de la barricada y las apostrofadas le seguían. Sus temores, que no profecías, se cumplieron.

Sus palabras serenas habían defraudado a los energúmenos. Azaña, inteligente y sagáz, que hubiese gobernado atinádamente un país no sacudido por la tempestad, carecía de fibra para sortear la difícil prueba.

Alguna vez le he visto hundido en su silla, inmóvil, agotado…

-Albornoz, no puedo más. Qué país! ¡Qué momento!.

Había sido un terrible error destituir a don Niceto. Un error explicable por la actitud del mismo frente al gobierno, pero funesto y suicida para la República.

La situación se agravó tras el acuerdo.

La misma noche en que instalamos a Martínez Barrio en palacio, unos señoritos pistoleros estuvieron a punto de matar a mi hermano en lugar de matarme. Le salvó su diferente arquitectura de la mía y el haber sido cubierto por su heroica mujer. Y a mi el haber llegado tarde a casa.

*

Triunfaba la anarquía en las calles de Madrid y aun de España entera. Huelgas, alzamientos, violencias, tiroteos, odios feroces, brutal intolerancia en cada una de las dos Españas.

El gobierno iba perdiendo día a día el control del orden público.

Habíamos cometido el gran error de destituir a don Niceto. Se barajaban diversos nombres para sustituirle. Muchos creíamos que debía ser elegido Azaña. Él lo deseaba y, además, los sucesos desbordaban deprisa sus posibilidades temperamentales para llevar sobre sus espaldas la carga efectiva del gobierno de España.

No descubro nada nuevo al trazar este sombrío cuadro; sus problemas se proyectaron en la reunión de los primates del partido al que pertenecía.

Nos habían convocado a los ministros y ex ministros de Izquierda Republicana. De los presentes en esa reunión vivimos aún Gabriel Franco y yo.

¡Cuantos buenos y queridos amigos allí congregados han caído ya al paso de los años!. Recuerdo incluso cómo nos hallábamos sentados en torno a la mesa de Azaña. Yo estaba en la extrema derecha de nuestro jefe. No puede sorprender mi lugar a quienes conozcan mis ideas. Pero, junto a mí, se hallaba Giral que no podía ser calificado de conservador.

Tras el acuerdo de sostener la candidatura de Azaña, mi vecino de asiento pidió la palabra y dijo aproximadamente: “Vivimos instantes muy críticos. Todos nosotros hemos luchado y seguiremos luchando por la libertad y por la República. Ambas están en peligro. No podemos dejar de crecer la ola de anarquía que nos invade poco a poco. El régimen no puede subsistir si no restauramos el orden público y restablecemos la paz civil. Es una hora de duros sacrificios. Será quizá preciso llegar a la dictadura republicana para salvar a las instituciones y sus bases esenciales: la libertad y la democracia. Creo que el asunto es grave. Solicito que cada uno de nosotros asuma hoy su responsabilidad exponiendo su opinión sobre el problema”.

Me adherí en el acto a su juicio sobre la hora histórica en que vivíamos y reconocí la urgencia de una medida drástica para salvar la República. Fueron opinando todos los presentes y por unanimidad, repito, por unanimidad –incluso Azaña opinó como todos- se acordó que tras la elección del mismo como presidente se procediera con urgencia a adoptar las medidas propuestas por Giral.

Elegido Azaña, tras su jura como presidente y tras la constitución del Gobierno Casares Quiroga –grave error de Azaña- el 14 de mayo viajé a Lisboa para hacerme cargo de la Embajada de España en Portugal.

Durante muchas noches dormí a la cabecera de mi cama, a la espera de la oficial comunicación de Madrid anunciándome la temporaria proclamación de la salvadora dictadura republicana.

Pero no llegó jamás la esperada noticia y España prosiguió su triste anárquico caminar hacia la bárbara guerra civil que luego padeció.

He oído referir a Paco Giral que se creyó asegurada la situación mediante una gran tenida masónica en que algunos generales, luego rebeldes, prometieron lealtad con sus mandiles puestos. Respondo de lo que conjuntamente acordamos en casa de Azaña una mañana primaveral del año trágico de 1936. La debilidad en política es un pecado grave.

*

Mediados de junio. Había regresado de Lisboa a buscar a mis hijos. Informé a Casares en el Congreso de la llegada de Fal Conde procurando pasar inadvertido, sobre sus entrevistas con Sanjurjo y sobre cuanto sabía acerca de la conspiración que se tramaba allí.

Los amigos de Acción Republicana me refirieron el avance de la crisis institucional y los más íntimos me dijeron: “Vete a ver a Azaña, hay que abrirle los ojos. Van a barrernos esas gentes de enfrente”.

Visité a don Manuel –así solía llamarle- en el Palacio Nacional. No me dejó explayarme: “Ya hablaremos con calma. Venga a almorzar mañana a la Zarzuela”.

Deliciosa mañana de junio. Azaña había invitado tamién a Moles, ministro de la Gobernación, y a Visuales y su mujer.

Almorzamos dentro del palacete y salimos al jardín. (…) Moles fue refiriendo las últimas noticias sobre huelga, alzamientos, violencia, invasiones de fincas, asaltos, tiroteos… en buena parte, según dijo, preparados, alentados o realizados por la extrema derecha.

El panorama era más que sombrío.

Yo atisbaba el rostro de Azaña y esperaba de él alguna decisión drástica; a lo menos, unas palabras firmes; un gesto esperanzador de que iba a ponerse coto al anárquico y no manso deslizamiento del país hacia la guerra civil. Pero, ni el gesto esperanzador, ni las palabras firmes, ni la decisión drástica llegaron.

Todavía, al cabo de treinta y cinco años, me gana la emoción angustiosa que me ganó de pronto, cuando tras el prolongado relato de Moles de los ocurrido en las últimas cuarenta y ocho hora, Azaña exclamó impávido:

“Bueno, ya estamos buenos para que nos fusilen”.

No sé lo que pensaron los otros contertulios ante aquellas palabras de un vencido sin combate.

Me desplomé interiormente. Todo estaba perdido. No se pondría coto a la anarquía que provocaban a la par las extremas derechas y las extremas izquierdas.

La República no sería defendida a tiempo. España seguiría rodando por la trágica pendiente.

Me explicaba que en los dos extremos del cuadrante político del país se procurase crear en ella el caos. No podía admitir sin cólera que el máximo jerarca de la República consintiera en la derrota de la misma y no se decidiera a defenderla, y a la patria de los horrores de la guerra.

No busqué el diálogo con Azaña. Le juzgué inútil ya.

(…) No sé que misterioso presentimiento me hizo pensar al salir de Madrid que no volvería a pisar sus calles.

En un rincón del corazón quedaba la esperanza de que, a la postre, el gobierno, por muchos advertido del peligro, reaccionaría a tiempo. Hoy me atrevo a pensar que, en realidad, no había gobierno.

A fines de junio aún era posible evitar la catástrofe. Pero, repito, creo que en verdad no había gobierno. Había en él hombres enérgicos y decididos; eran los menos. Su presidente y algunos de sus miembros perdieron el control de sí mismos. Sé de algunos que lloraron el 18 de julio… Si, como Azaña, los más estaban buenos para que los fusilaran.


Claudio Sánchez Albornoz 
"Anecdotario político"



No hay comentarios:

Publicar un comentario