Lo Último

1180. Las máscaras y la Guerra.

La Casa de las Flores del arquitecto bilbaíno Secundino Zuazo en el Barrio de Argüelles de Madrid,
fue el  lugar de residencia de Pablo Neruda a su paso por la capital como cónsul de Chile entre 1934 y 1936




Mi casa quedó entre los dos sectores. De un lado avanzaban moros e italianos. De acá avanzaban, retrocedían o separaban los defensores de Madrid. Por las paredes había entrado la artillería.

Las ventanas se partieron en pedacitos. Restos de plomo encontré en el suelo, entre mis libros. Pero mis máscaras se habían ido. Mis máscaras recogidas en Siam, en Bali, en Sumatra, en el Archipiélago Malayo, en Bandoeng Doradas, cenicientas, de color tomate, con cejas plateadas, azules, infernales, ensimismadas, mis máscaras eran el único recuerdo de aquel primer Oriente al que llegué solitario y que me recibió con su olor a té, a estiércol, a opio, a sudor, a jazmines intensos, a frangipán, a fruta podrida en las calles. Aquellas máscaras, recuerdo de las purísimas danas, de los bailes frente al templo. Gotas de madera coloreadas por los mitos, restos de aquella floral mitología que trazaba en el aire sueños, costumbres, demonios, misterios irreconciliables con mi naturaleza americana. Y entonces Tal vez los milicianos se habían asomado a las ventanas de mi casa con las máscaras puestas, y habían asustado así a los moros, entre disparo y disparo. Muchas de ellas quedaron en astillas y sangrientas, allí mismo...

Otras rodaron desde mi quinto piso, arrancadas por un disparo. Frente a ellas se habían establecido las avanzadas de Franco. Frente a ellas ululaba la horda analfabeta de los mercenarios. Desde mi casa treinta máscaras de dioses del Asia se alzaban en el último baile, el baile de la muerte. Era un momento de tregua. Las posiciones habían cambiado. Me senté mirando los despojos, las manchas de sangre en la estera. Y a través de las nuevas ventanas, a través de los huecos de la metralla. Miré hacia lejos, más allá de la ciudad universitaria, hacia las planicies, hacia los castillos antiguos. Me pareció vacía España.

Me pareció que mis últimos invitados ya se habían ido para siempre. Con máscaras o sin máscaras, entre los disparos y las canciones de guerra, la loca alegría, la increíble defensa, la muerte o la vida, aquello había terminado para mí. Era el último silencio después de la fiesta. Después de la última fiesta.

De alguna manera, con las máscaras que se fueron, con las máscaras que cayeron, con aquellos soldados que nunca invité, se había ido para mí España.


Pablo Neruda
"Confieso que he vivido. Memorias"
Capítulo 5 - España en el corazón




No hay comentarios:

Publicar un comentario