Lo Último

1369. La colección del Palacio de Liria, salvada






Su exposición en Valencia.

En el bellísimo claustro del viejo colegio del Patriarca, de Valencia, el Ministerio de Instrucción Pública ha expuesto, durante los últimos días de diciembre, todos aquellos cuadros y tapices que pertenecieron a la colección del duque de Alba, salvados por el 5º Regimiento de entre los escombros que son hoy algunas salas del palacio de Liria.

La idea de esta exposición, como la colocación de cuadros y tapices, no merece sino elogios. En el acto inaugural sonó allí música de Mozart y de Haydn, y las circunstancias singularmente dramáticas que lo envolvían, lo deja como inolvidable en el recuerdo. La gente ha visitado afanosamente la exposición. Lástima que una voz autorizada no se haya dejado oír después de la inauguración, orientando a los visitantes sobre dónde acababa el arte para dejar paso a lo puro anecdótico o biográfico, como eran allí un Sotomayor y los Zuloaga, dignos en todo caso del olvido.

Entre los tapices hay que señalar tres de ellos, verdaderamente maravillosos, representando grandes batallas en inmensos paisajes extendidos.

De los cuadros, aunque abundaban cosas interesantes, sólo unos cuantos lienzos sabían responder totalmente de su firma. Goya, por ejemplo, no podía estar mejor representado. Su «Duquesa» es encantadora, y como encantada, como pasmada la representa su pintor. De aquí, de estas duquesas, de esta mujer muñeco es de donde arrancó Solana sus maniquíes vivos con tan extraña vida. Y el otro retrato, «La marquesa de Lazan», es quizá, uno de los seis o siete mejores que puedan encontrarse en la obra de Goya.

Hay en él la libertad y el poderío que sólo encontramos de una manera total en sus cuadros negros, y al mismo tiempo, la delicada agudeza de sus retratos más sutiles. Todo Goya, todo el Goya distinto y separado, parece como citarse en este lienzo, en esta muchacha de vida tan firme, en esta especie de bruja serena, en esta mujer agridulce, en este ángel salvaje y retador. Después un precioso Canaleto. Y un Esteve lindísimo. Y un Mengs excepcional.

Por todo cuanto significa esta exposición, muchachos comunistas del 5.° Regimiento: ¡salud!


Hora de España I
Valencia, enero 1937



No hay comentarios:

Publicar un comentario