Lo Último

1480. Eduardo Pons Prades, in memoriam

«Luché por la República y perdí; por Francia y perdí; sólo ganamos contra Hitler en el maquis; y perdí contra la dictadura. Las guerras van cambiando de nombre, la causa de la libertad es siempre la misma»
 

María Torres / 28 Mayo 2015

Eduardo Pons Prades nace el  Raval de Barcelona en 1920. Hijo de familia libertaria, cuentan que uno de sus tios llevó a hombros el ataud de Durruti en noviembre de 1936. Su vocación era la enseñanza y decide formarse como maestro. Estudia en L'Escola del Treball, pero el estallido de la Guerra española en 1936 cambia sus planes. Con tan solo 16 años no duda en falsificar su edad para poder alistarse.  Alumno de la Escuela Popular de Guerra de El Escorial y después sargento de ametralladoras en el Guadarrama, es  Miguel Hernández, comisario político de la 46º División, quien le hizo entrega del título de sargento.

Con la 105 Brigada Mixta combate en los frentes del Ebro, Madrid, Guadarrama, Brunete y del Segre. Presencia la muerte de cientos de hombres en las batallas: «¡aquellos muchachos andaluces a los que los señoritos habían tratado como bestias de carga en su tierra iban sin dudar a la muerte por su dignidad antes de que les hubiéramos podido enseñar a leer! »

En 1937 se afilia a la CNT y colabora en la colectivización del Consejo Económico de la Madera Socializada. Tras sanar de las heridas producidas en un bombardeo en 1938, ingresa en la Quinta del Biberón.

Hacia el final de la Guerra participa en la evacuación de heridos hasta la frontera francesa y cuando cae la República cruza la frontera por Port Bou.

Militar en el ejército francés, lucha contra los alemanes en Bélgica y Luxemburgo. Su compañía es diezmada por los lanzallamas nazis y tras la ocupación de Francia se disuelve. Es entonces cuando Eduardo Pons se incorpora a los  grupos de acción y sabotaje y después al maquis. Dirige un comando guerrillero en el río Ariege y libera Aude integrado en las tropas de los generales De Gaulle y Leclerc.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se instala en Francia pero entra y sale de España clandestinamente en varias ocasiones. En  1946, en una de sus salidas es detenido al atravesar Puigcerdá y  encarcelado. Tres semanas después se consigue zafarse de la prisión tras sobornar al coronel que instruía el expediente judicial y huye a Valencia, ciudad en la que vive bajo otra identidad. Finalmente decide marcharse a Francia y comienza su etapa de escritor e historiador.
 
Regresa a España en el año 1962, amnistiado por el dictador con motivo de la coronación del papa Juan XXIII y ontinua luchando contra el franquismo y por la libertad con su pluma y sus recuerdos, hasta su muerte el 28 de mayo de 2007.





2 comentarios:

  1. hace ya un tiempo leí uno de sus libros de memoria recopilatoria de otras memorias... terrible terrible terrible. No hay que olvidar para no repetir y luchar para no ser pisoteado

    ResponderEliminar