Lo Último

1468. Tierras del Sur II





Religión viene de religio, religar, unir de nuevo. Se ha visto cómo los que a sí mismos se dicen nacionales, interpretan de modo estupendo y amplio la palabra cuyo contenido dicen defender.

Sin duda pensaron que no estaba mal, sino bien, unirse con alemanes que pretenden hasta que dios es alemán, y con moros, que son los únicos hombres del mundo de nuestros días que sienten el furor por causa religiosa, y aun hablan del «perro cristiano», y nos los han traído por acá a que nos descrismen y a forjar, ellos, su España. No está mal. Son hombres estos nacionales con gran espíritu constructor y proselitista y pretenden religiosamente, lo que Lerroux republicanamente: ensanchar bases, agrandar. Conformes: porque también se agranda quitando: al hoyo mientras más se le quita más grande se le hace. Y es probado.

Pero lo que quería testimoniar, es que en pechos de moros muertos, se han encontrado unas condecoraciones, que sin duda les ponen por méritos de guerra: una cinta roja con la medalla del congreso eucarístico del año siete.

El cáliz y la hostia en el pecho de un moro.

Perfecto.

¿Aprovechan un sobrante de medallas eucarísticas para religar, o para dársela con queso a los moros que no saben leer?

De cualquier modo, ¡perfecto!


Antonio Porras
Hora de España IV 
Valencia, Abril  1937




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada