Lo Último

1528. Discurso de Anna Seghers en el II Congreso internacional de Escritores


Permítanme que salude a mis camaradas alemanes que vuelvo a ver aquí. Muchos de ellos se hallan en España desde hace algunos meses luchando en las Brigadas Internacionales, pues dos terceras partes del grupo de escritores que estaban en París, decidieron incorporarse activamente a la lucha contra el fascismo internacional. 

Déjenme recordar también a Hans Beimler, que en su vida de luchador antifascista y camarada nos sirve de ejemplo. 

Pero no olvidemos tampoco a aquellos que tan fácilmente se olvidan: los sin nombre. 

En alguna ocasión trágica de la guerra o de la antiguerra, Henri Sarbusse ha dicho estas amargas palabras sobre los intelectuales: «Los intelectuales han causado mucho daño, mucho sufrimiento. Muchas veces han traicionado la fortaleza de su fe.» Los escritores que han llegado aquí, han venido en este momento de peligro, cuando no es la fortaleza la que apoya al hombre, sino es el hombre el que tiene que apoyar la fortaleza, lo que pasa aquí y lo que hacen los escritores y llevan a las masas, la palabra, esta palabra mal trabada y mal aplicada, ha vuelto a recobrar su sentido. La causa sobre la que hemos escrito tanto durante los últimos años, no es una cosa simple a anteponer y repetir, sino que es la conversión sangrienta lograda bajo muchas luchas que causaban enormes víctimas. Nuestra participación en esta obra no es nada; no es más que un débil gesto comparado con las terribles luchas ante Madrid. 

No hacemos aquí más que dar las gracias a los que luchan; a estos amigos que en la Alemania de Hitler exponen a diario sus vidas como los soldados ante Madrid, estos alemanes que con todos los medios a su alcance luchan en la ilegalidad, bajo el terror de Hitler, contra la intervención nacionalsocialista. 

En todos los idiomas del mundo se escribe y se dice que ante Madrid no se lucha solamente por la libertad de España, sino por la libertad del mundo entero. 

Pero lo más importante es que esto es una cosa permanente, para siempre. Que la lucha actual en el suelo español por la libertad se ha recibido con tal apasionamiento, que ha traído a todo lo mejor del mundo, y tiene tanta fuerza, que ha penetrado en los cerebros más duros y hasta en la oscura y terrible ilegalidad. 


Anna Seghers
Valencia, Julio 1937

Publicado en Hora de España VIII
Valencia, Agosto 1937

Fotografía: ©Robert Capa ©International Center of Photography/Magnum Photos




No hay comentarios:

Publicar un comentario