Lo Último

1589. Alexandre Bóveda en el recuerdo


Alexandre Bóveda Iglesias
(Orense, 7 de junio de 1903 - A Caeira, Poyo, 17 de agosto de 1936)




A las cinco y cuarto de la mañana del 17 de agosto de 1936, desde la prisión de Pontevedra, Alexandre Bóveda escribe una carta a su hermano Vicente, al que llama familiarmente Vitín. Apenas diez minutos después sería ejecutado en A Caeira, de espaldas a un pino y por un pelotón al mando del teniente Antonio Vázquez Quintián y en el que estaba un amigo suyo de la infancia que le apuntó directamente al corazón.




Madrugada do 1.936

Querido Vitín:

Non sei si fixen ben ou mal en procurar que me axudases con proveito. En calquera caso foi con desexo do teu ben.


Eu morro tranquío; confío en que serei recibido donde todos queremos xuntarnos e fagoo con ledicia e confiando en Deus iste sacrificio. Quixen facer ben, traballei por Pontevedra, por Galicia e pola República e o trabucado xuicio dos homes (que eu perdoo e todos debedes perdoar) condéname.

Sé agora máis home que endexamais porque é cando máis o precisas, polos nosos vellos e polos nenos, de quen, sin que puidéramos esperalo, vas ser un pouco pai.

Confórtaos a todos e procura ser sempre bon. Non te arrepintas de canto ben teñas feito e podas ainda facer.

Vitinciño: Aos papás, a Vera, a Carlos, a Cesar, a todos, as miñas apertas.

Pra ti, irmanciño bon, a máis grande que poidas recibir de Alexandre.

P.S. / Rezai por min que eu lembrarei-vos sempre e (se podo, como espero) intercederei por vós. -ás 5 e 1/4


*



Madrugada de 1.936

Querido Vitín:


No sé sí hice bien o mal en procurar que me ayudaras con provecho. En cualquiera caso fue con deseo de tu bien.

Yo muero tranquilo; confío en que seré recibido donde todos queremos juntarnos y lo hago con alegría y confiando a Dios este sacrificio. Quise hacer el bien, trabajé por Pontevedra, por Galicia y por la República y el errado juicio de los hombres (que yo perdono y todos debéis perdonar)  me condena.

Se ahora más hombre de los que has sido  jamás porque es cuando más lo precisas, por nuestros viejos y por los niños, de quien, sin que lo pudiéramos esperar, vas a ser un poco padre.

Confórtalos a todos y procura ser siempre bueno. No te arrepientas de cuanto bien tengas hecho y puedas aun hacer.

Vitinciño: A los papás, a Vera, a Carlos, a Cesar, a todos, mis abrazos.

Para ti, hermanito bueno, el más grande que puedas recibir de Alexandre.

P.S. / Rezar por mí que yo  os recordaré siempre y (si puedo, como espero) intercedere por vosotros. -a las 5 y 1/4






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada