Lo Último

1588. San Simón 2015. Reflexiones después del acto

Illa de San Simón





SAN SIMÓN 2015 (domingo 19 Julio)  Reflexiones después del acto 
    

Me decía una señora después del recorrido por la isla antes del inicio del acto: “que triste es todo esto”. Le contesté que no, la tristeza estaba superada y que estamos en el momento del orgullo. Y eso me anima a las siguientes reflexiones:  

El sentimiento de dolor que experimentaba esta señora y muchas otras personas es, a mi modo de ver, debido a tantos años de represión y olvido; primero impuesto por el terror del dictador y sus colaboradores, y segundo por el pacto del desprecio que los vencedores impusieron en la transición aceptada por los partidos políticos de entonces (UCD, AP, PC y PSOE). 

Todos ellos son culpables de que 40 años después de muerto el tirano la sociedad se emocione y le parezca imposible que tales crímenes, con la colaboración de la Iglesia Católica, ocurrieran en España. El silencio impuesto, la censura en los medios de comunicación y el revisionismo continuo, así como la destrucción de los lugares de represión y exterminio, y el mantenimiento de los símbolos que homenajean a golpistas, criminales y colaboradores, motivó que los continuadores de la “obra” fascista sigan insultándonos con frases como: cuando los mataron es que algo harían, a saber lo que habrá hecho ese elemento. Por este motivo, por los muertos y por los hijos y familiares es que seguimos y seguiremos pidiendo justicia. 

- Están cargados de odio, dicen, no pueden olvidar, no sé de qué se quejan porque los muertos ya no pueden volver, etc… Y a esta insidia colaboran partidos políticos y la sociedad que ignora la verdad.  

Lo más descorazonador es contemplar la diferencia entre víctimas: las de ETA son reconocidas, los asesinos juzgados y encarcelados, mientras los del franquismo son/somos despreciados e insultados permanentemente: más de cien mil desaparecidos  (España es el segundo país del mundo, después de Camboya con más desaparecidos). Se nos insulta cuando pasamos delante de una iglesia y vemos gravado el nombre de falangistas y/o símbolos y placas con nombres de asesinos y/o torturadores, se nos insulta cuando leemos que un ministro de Franco preside la fundación “Francisco Franco” –sostenida con dinero público – desde la que hace apología del fascismo, se nos insulta cuando la justicia Internacional reclama a un presunto criminal y ni se le juzga aquí ni se le entrega al reclamante, y se nos insulta cuando el PSOE es connivente con el desprecio de tantos socialistas asesinados, torturados, saqueados, depurados y exiliados. Cabe preguntarse y preguntarles ¿dónde están los valores que inspiraron el socialismo? 

Otra llaga incurable son los apátridas, que al finalizar la guerra quedaron fuera de fronteras. Hitler preguntó a Franco qué hacer con aquella gente. La respuesta fue que no eran españoles, y se convirtieron en apátridas, y así fueron señalados en los campos de concentración y exterminio nazis, y así seguimos; pero hétenos aquí, que este año el ministro de Asuntos Exteriores, Sr. Margallo, portando la bandera monárquica fue a Mauthausen, haciendo un ridículo inmenso porque los muertos en cuestión, oficialmente no son españoles ya que ningún gobierno de España los ha reconocido.  Y el mismo error lo cometió o cometieron los que mandaron a Felipe VI a inaugurar un jardín, en homenaje a los españoles que liberaron París…¿Es que tan alta autoridad del Estado aún no se ha enterado de la situación del país en el que reina, ni sabe que bajo su trono hay más de cien mil desaparecidos, de además de  torturados, depurados, exiliados y  asesinados que dejaron cientos de miles de huérfanos y viudas?  

Saber todo esto nos tiene que dar mucha fortaleza; sabemos que tenemos conocimiento de los hechos y también quienes fueron los asesinos y quienes y porqué les protegen. Sabemos por qué asesinaron a nuestros padres (leer las consignas del general Emilio Mola). Tenemos la fortaleza de saber que las víctimas –hombres y mujeres- eran lo mejor de la sociedad, por eso los mataron; y por tanto los homenajes son días de fiesta, el dolor ya quedó atrás. Fiesta para recordarlos y demostarle al mundo que tenian rostro y familias que no permiten ni permitirán que se les olvide: demostrarle también a los que nos provocan que están equivocados, porque quieran o no la verdad se impondrá a la mentira y por eso mismo reclamamos JUSTICIA, porque no puede haber PAZ sin JUSTICIA. 

Y por último pedirles a los partidos emergentes que sean democráticos  y corrijan los errores del pasado.   

Con el PP no se puede contar porque arrastra dentro de sí lo peor del fascismo franquista, y con el PSOE tampoco porque está contaminado por el pasado de muchos de sus líderes.


Telmo Comesaña 
Feixoeira-Vigo, agosto 2015   



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada