Lo Último

1565. Una muerte en España y un entierro en París (Recordando a Gerda Taro)


«Mereceríais pequeña Gerda Taro y Robert Capa, un recuerdo visible en cualquier campo de batalla de entonces o en el tronco de cualquier pino de la sierra, para que sintiéramos ondear, aunque invisible, aquella pobre bandera tricolor que combatía por la paz mientras era atacada por los de la guerra». (Rafael Alberti, La arboleda perdida)


María Torres / 1 Agosto 2015

Gerda Taro se implicó hasta pringarse y el resultado fue la muerte. Varios mandos republicanos, entre ellos el general Walter, le habían recomendado abandonar Brunete pues el peligro de bombardeo de la artillería y la aviación era inminente. Pero ella siguió fotografiando. No escuchó. Quería obtener las mejores instantáneas de ese terrible momento histórico. Arriesgando, siempre al límite.

Consiguió salir de Brunete, y en la retirada, alcanzó a subirse junto a su amigo Ted Allan, comisario político de la unidad médica de Dr. Bethune, en el estribo del automóvil negro del general Walters que se encontraba lleno de heridos en su interior.  Fue arrollada accidentalmente por un tanque republicano fuera de control que impactó con el vehículo e hizo caer a Gerda, aplastando con sus cadenas el cuerpo de la pequeña rubia por debajo de la cintura. Cuentan que la vieron agarrar sus tripas con sus manos para devolverlas a su vientre.

Era el 25 de julio de 1937. Poco se podía hacer por ella, pero aún así se intentó. Trasladada al hospital de campaña de la 35ª División en el Escorial, le transfunden sangre, le administran morfina y es intervenida sin éxito. Dicen que pidió un cigarrillo y preguntó por el paradero de sus cámaras. Cuentan también que uno de los médicos comentó que era muy guapa, que parecía una artística de cine y que no tenía miedo. Desde el hospital, Gerda escribió un telegrama para Capa que no se sabe si llegó a su destinatario.

Tras una agonía de varias horas, la fotógrafa que mejor cubrió la guerra española y la primera en caer en acto de servicio, falleció a las cinco de la madrugada del día 26 de julio de 1937.

En una entrevista realizada pocos días antes de morir declaraba: «Cuando piensas en toda esa gente que conocimos y ha muerto en esta ofensiva tienes el sentimiento de que estar vivo es algo desleal».

Rafael Alberti y María Teresa León se trasladaron al hospital, encargaron un ataúd a un carpintero y se llevaron su cadáver a la Alianza de Intelectuales Antifascistas,  donde fue velado y recibió el homenaje de escritores, artistas y militares.

El 28 de julio es llevada a Valencia, sede del gobierno republicano. Rubio Hidalgo, jefe de la oficina de prensa, ofreció el pésame oficial del gobierno. Allí también recibió un homenaje póstumo.

Un día después, Paul Nizan acompañó el féretro de Gerda Taro a París, la ciudad que la recibió a finales del verano de 1933, el año que el Partido Nacionalsocialista ganó las elecciones y Hitler fue proclamado canciller del Reich. Ella era judía, y decidió salir de Stuttgart, su ciudad natal, huyendo de la persecución nazi. Años después, toda su familia sería exterminada tras la invasión nazi de Serbia.

«Siento una especie de alegría y tristeza cuando piso territorio francés. Estoy salvada, pero digo adiós a toda mi vida anterior. No me siento especial. Vivo la misma peripecia de miles de personas obligadas a huir. Tengo suerte. Mis amigos de Stuttgart me ayudan con algo de dinero. Me han prometido envíos periódicos cuando me establezca en París. No sé a qué voy a dedicarme. Espero que me sirvan los idiomas. Me veo obligada a abandonar mi patria, pero me niego a que Hitler gobierne mi destino. Mi futuro».


Cuando cuatro años después regresó a Francia, ya sin vida, el Partido Comunista Francés la declaró mártir antifascista. Junto a la revista Ce Soir calificaron su vida de heroica y ejemplar y organización una impresionante capilla ardiente. Su cadáver fue expuesto en la Maison de la Cultura de París.

El PCF adquirió una tumba con una concesión de cien años en la división 27 del cementerio Pére Lachaise, cerca del muro conmemorativo en homenaje a los miembros de la Comuna de 1871, y donde se encuentra ahora rodeada de las tumbas de grandes filósofos, poetas y estrellas del rock. Se encargó el diseño de la lápida y de un monumento conmemorativo al escultor Alberto Giacometti.

El 1 de agosto, el mismo día que cumplía 27 años, su féretro, envuelto en una bandera roja, acompañado por una multitud llegó al cementerio de Père Lachaise bajo los acordes de la Marcha Fúnebre de Chopin. Recibió los honores que correspondían a una hija de París. Chicas de la Unión de Jeunes Filles de Francia escoltaron el ataúd junto a un gran número de intelectuales y personalidades como el escritor Louis Aragon, -a quien le correspondió dar la triste noticia a Capa que entonces se encontraba en París-, José Bergamín y  Pablo Neruda. Aragón y Neruda pronunciaron un elogio fúnebre.

Su funeral fue también una manifestación de solidaridad con la República española.

Durante un tiempo Gerda protagonizó portadas y noticias en toda la prensa europea y americana. Después su memoria desapareció junto a sus excelentes fotografías. Habría que esperar casi setenta años para recuperar ambas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada