Lo Último

1668. Sin respeto por la Historia. Una biografía de Franco manipuladora

Se acaba de publicar en la revista académica Hispania Nova, Sin respeto por la Historia. Una biografía de Franco manipuladora. Se trata de un número extraordinario coordinado por Ángel Viñas con la colaboración de varios historiadores de prestigio.

Aprovechando la publicación de una de las biografías recientes más polémicas sobre su figura y el aniversario de su muerte, el número pretende revitalizar el debate sobre su legado y régimen. Los artículos diseccionan (y desmontan) los capítulos de esa biografía escrita por Stanley Payne y Jesús Palacios en temas como la represión, la economía, la política exterior, etc.

Os dejamos un extracto de la presentación de Ángel Viñas, Cómo dar gato por liebre a base de banalidades, y al final los enlaces para descargar la Revista y los distintos artículos que la componen.





Cómo dar gato por liebre a base de banalidades

Ángel Viñas

Rien n´est pire au monde qu´un ouvrage médiocre 
qui fait semblant d´être excellent 
Joseph  Joubert1


Este número se sale un poco de la regla habitual en esta revista. Es un número extraordinario. Aparece en el momento preciso en que tiene lugar el XL aniversario del fallecimiento de Francisco Franco. Es monográfico. Aborda exclusivamente el análisis, aunque parcial, de una biografía sobre el dictador escrita por el catedrático emérito de la Universidad de Wisconsin y conocido hispanista, Stanley G. Payne, y el periodista Jesús Palacios Tapias (en adelante P/P).

Las cuatro razones anteriores están entrelazadas. La última, en particular, ilustra un ángulo que no es frecuente en la literatura académica española y, me atrevo a pensar, extranjera. Si diera origen a un remedo de la "querella entre historiadores" (Historikerstreit) que tuvo lugar en Alemania y se aproximase mínimamente al alto nivel que alcanzó en dicho país todos los que hemos colaborado en este número extraordinario nos daríamos por satisfechos.

Una observación. Cada artículo ha sido evaluado anónimamente por especialistas así que a la decena de participantes hay que añadir, por lo menos, una veintena de evaluadores. En total se han vistos involucrados en este proyecto una treintena de historiadores. Huelga señalar que la responsabilidad de lo que ha escrito cada autor corresponde al mismo aunque, indirectamente, también al modesto coordinador que suscribe.


Una biografía banal 2

La génesis de este número es bastante simple. Franco. Una biografía personal y política es el título de la obra sobre la que gravitan los artículos que lo componen. Salió al mercado en la segunda mitad de septiembre de 2014. Con ello logró la primicia de adelantarse casi un año al XL aniversario. Los motivos presumibles serán, sin duda, varios. Más adelante aventuraré alguna conjetura. Los autores explican que habían llegado a la conclusión "de que era el mejor momento de hacer un nuevo esfuerzo de descripción y evaluación (....) Nuestros lectores podrán juzgar si aportamos aquí datos significativos para la comprensión de la época de Franco en la historia de España".

Así, pues, P/P afirman inequívocamente que su obra da a conocer algo nuevo sobre una figura "compleja y polarizada". Se basan para ello en dos supuestos: "hemos tenido acceso a un buen número de nuevas fuentes (...) hasta la abundante información procedente de nuevas fuentes primarias". Ruego al lector de estas líneas tener presentes ambas declaraciones sobre las cuales haré algunas precisiones posteriormente.

Servidor procuró adquirir tan prometedora obra tan pronto como le fue humanamente posible. Llevaba años enfrascado en un estudio sobre el comportamiento de Franco, inducido a través de la evidencia primaria relevante de época (EPRE) que había ido recopilando penosamente desde 2010 en diversos archivos, españoles y extranjeros. No extrañará que tuviese el máximo interés en conocer cuanto antes lo que nuestros distinguidos biógrafos habían escrito sobre tan señera figura histórica por si se cruzaba con mi libro en elaboración. Es algo que, en general, los historiadores profesionales suelen hacer. Hay que estar al día, tener humildad y reconocer que uno no detenta la llave del arcón en el que duermen las incógnitas y los problemas de un pasado que no siempre es fácil de desentrañar.

Reconozco sin reserva alguna que mis esperanzas no eran grandes. Años antes los mismos autores habían aprovechado una serie de conversaciones con la hija del Caudillo, hoy duquesa de Franco, para esbozar una imagen biográfica del mismo. Ni el contenido de las conversaciones ni la imagen aportaron, en mi modesta opinión, nada espectacular o novedoso.

Al aparecer, pues, una biografía en buena y debida forma, y tratándose de un segundo intento, pensé que probablemente habrían convencido a la señora duquesa de que les dejase consultar los papeles privados de su padre que no parece que sean los que están ni en los archivos oficiales españoles ni en la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF).

Abrí así el libro en la ingenua creencia de que, si bien el antecedente no era demasiado alentador, P/P podrían haber escrito en esta segunda ocasión una biografía de tono si no académico por lo menos mínimamente científico, riguroso, analítico. En todo caso algo que supusiera un avance historiográfico con respecto a la canónica obra de Paul Preston.

Confieso, sin tapujos, que mi desilusión fue total. Una rápida lectura, para ver qué es lo que del segundo producto podría incorporar a mi propio estudio sobre Franco, me hizo ver que el esfuerzo, sin duda denodado, que P/P habrán realizado no aportaba absolutamente nada con lo que enriquecer y mejorar mi análisis. Es más, a contrario sensu, a lo más que podía llegar era a verme en la necesidad de poner de relieve algunos de los más flagrantes y, a veces, grotescos errores, omisiones y falaces interpretaciones que chocaban con mi argumentación y sus soportes documentales. Para bien o para mal, esta tarea crítica la he llevado a cabo, aunque necesariamente de refilón, en un libro que se ha puesto en el mercado antes que aparezca en la red este número extraordinario.

La crítica, insisto que de refilón, no me hizo olvidar en ningún momento que la biografía escrita por P/P merecería un análisis más en profundidad. Lo que en ella figura, y lo que en ella se omite, forman un todo destinado, al menos así me pareció, a esculpir una interpretación más o menos presentable y, en el fondo, un tanto redentora del Caudillo y de su dictadura.

Por ejemplo, que P/P hagan de Franco un regeneracionista de, por así decir, última generación me dejó sin aliento. Que disminuyeran en todo lo posible el papel del Caudillo, aunque no puedan negarlo del todo, en quizá la más brutal y duradera represión multimodal que registra la historia española me repugnó profundamente. Que rellenasen centenares de páginas y no abordaran en absoluto los mecanismos de funcionamiento de la dictadura me pareció un fallo analítico imperdonable. Que echaran salpicaduras aquí y allá, sin la menor trabazón, sobre la conexión de las políticas internas de Franco con la evolución del entorno exterior me llenó de estupor. Que escribieran parrafadas enteras de una inanidad sobrecogedora sobre su visión del Caudillo de puertas adentro me llevó a pensar qué tipo de biógrafos pueden ser los que tan escasa curiosidad mostraban sobre la dinámica que permitió a SEJE (Su Excelencia el Jefe del Estado) hacerse con una cuantiosa fortuna por medios no demasiado éticos en un país ensangrentado por la guerra y en gran parte aterrorizado por la represión. Su referencia al caso de Jordi Pujol colmó el vaso de mi paciencia.

En definitiva en septiembre/octubre de 2014 llegué a tres conclusiones, quizá erróneas, pero de las que no pude zafarme:

 - El valor científico de la biografía escrita por tan notabilísimos y alabados autores es casi igual a cero. Como el de su libro anterior, solo que ahora envuelto en una actitud de gran pretenciosidad y en una supuesta objetividad aireada a los cuatro vientos para encubrir un trabajo banal. 

 - P/P probablemente lo que habrían querido es "hacer caja", aprovechándose de la cercanía del XL aniversario. Esto de por sí no es nada reprochable. ¿A quién no le gusta que sus libros se vendan cuanto más mejor? Por la caja, por la gloria o por el deseo de que los lectores conozcan sus opiniones, a lo que todo buen historiador aspira. 

 - Sin embargo, en este caso me pareció que lo que estaba en juego era el intento, un tanto cínico, de explotar al máximo una imagen de "gran hispanista" y ocultar oscuros, pero no borrados, antecedentes ideológicos. ¿Para qué? Verosímilmente para difundir una interpretación que vendiera bien en ciertos círculos de descendientes de quienes en España y en el extranjero siempre ayudaron a Franco. 

Reproduzco mis impresiones de hace un año. No pretendo haber estado en lo cierto. Parto, sin embargo, del supuesto de que a los historiadores se nos juzga por nuestras obras y no por nuestras intenciones. A su vez, esas obras se valoran con arreglo a criterios hermenéuticos, metodológicos y heurísticos muy precisos. Para mí, tras una primera y urgente lectura, P/P suspendían en casi todos ellos.

Su afirmación de que la biografía está basada en documentación primaria y en un gran esfuerzo de acopio de la literatura relevante pertenece en buena medida al reino de la fantasía. Tal vez lo habrán anunciado con el fin de pescar incautos, que por desgracia abundan, pero no resiste la menor contrastación hecha con criterios profesionales.

La aseveración de que "casi 40 años después de su muerte, Franco y su larga dictadura aún no han quedado totalmente relegados para la Historia, sino que continúan levantando encendidas pasiones, al menos entre una parte de sus compatriotas" me hizo pensar si estaban realmente pensando en España o en, quizá, otro lugar. Porque me dio la impresión de que el gran hispanista norteamericano parecía haber olvidado el dictum de uno de los grandes literatos de su país, William Faulkner: "The past is never past. It´s not even past" 3 .

Pero la reseña crítica que pudiera hacer en alguna revista profesional o incluso en un medio de comunicación de los que también se leen en la red me pareció que no haría justicia a la obra. Si P/P no se han tomado en serio a Franco, la figura del Caudillo sí merece que se la tome muy en serio. Es lo que han hecho numerosos historiadores españoles y extranjeros, con frecuencia no aureolados con las distinciones y glorias académicas y profesionales de que hace gala el profesor Stanley G. Payne.



Ángel VIÑAS (2015). “Cómo dar gato por liebre a base de banalidades”
Hispania Nova, nº 1 Extraordinario, págs. 1 a 27 


* 

HISPANIA NOVA, Nº 1 Extraordinario. Año 2015


SIN RESPETO POR LA HISTORIA. Una biografía de Franco manipuladora. 

Ángel Viñas (Coordinador)

 

Descarga Hispania Nova

 

 

Presentación

 

Cómo dar gato por liebre a base de banalidades

Ángel Viñas

 

 

Artículos

 

Stanley G. Payne: ¿Una trayectoria académica ejemplar?

Francisco J. Rodríguez Jiménez

 

La sombra de Franco es alargada

Alberto Reig Tapia


Francisco Sánchez Pérez

Sergio Riesco Roche

Juan Carlos Losada

José Luis Ledesma

Francisco Moreno Gómez

Juan José del Águila Torres

Glicerio Sánchez Recio

Manuel Sanchis i Marco

Ángel Viñas

Glicerio Sánchez Recio


ISSN: 1138-7319



________________
1 Secretario de Diderot. Nombrado inspector general de Universidades en el primer imperio. 
2 Según el DRAE, "trivial, común, insustancial". 
3 Requiem for a Nun, acto I, escena III. Utilizada, con una pequeña variación, por el entonces senador Barack Obama en marzo de 2008.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada