Lo Último

1863. La esperanza de un condenado a muerte




Nacen flores para ti Salvador
Dentro del corazón, por las cumbres y los valles
Tu luz iluminará
Para siempre la libertad
Joan Isaac

Asumirás la voz de un pueblo,
y será la voz de tu pueblo, 
y serás, para siempre, pueblo.
Vicent Andrés Estellés


Salvador Puig Antich, 26 años, condenado a muerte por un tribunal militar, ratificada la sentencia por el Consejo Supremo de Justicia Militar, fue ejecutado en la cárcel Modelo de Barcelona a las 09:40 horas del 2 de marzo de 1974 mediante estrangulamiento por garrote vil. Una argolla rompió su cuello cuando el verdugo hizo girar una llave. Fué la última vez que se utilizó el garrote vil en el Estado español.

Cuentan que cuando Franco ordenó la ejecución de Salvador Puig Antich, Joan Miró «llamó al Papa para que intercediera ante Carmen Franco y se pudiera parar la ejecución».

«Ya sabéis que esos criminales asesinaron al anarquista Salvador Puig Antich con el garrote vil, un sistema medieval que desde hace años ninguna nación utiliza en el mundo. Anteayer nos hemos reunido en el Moulin de la Galette, recogimos bastante dinero; pero ninguna campaña ablandó a Franco, ni tan siquiera la intervención del Papa.»

Pero Miró hizo algo más: un tríptico en homenaje a Puig Antich. Un trabajo iniciado hacía unos años pero que Miró terminó y lo rebautizó después de la ejecución: La esperanza de un condenado a muerte. Un tríptico en el que según los expertos el artista captó la atmósfera trágica latente en la sociedad. Llenó su obra de fondos blancos, líneas gruesas y firmes, manchas, salpicaduras y puntos como balas.

«Hace años, en una tela grande pinté un trazo, un trazo blanco pequeño; y en otra, uno azul. Y llegó un día... cuando le dieron garrote a ese pobre muchacho catalanista, Salvador Puig Antich. Sentí que era eso. El día que le mataron. Terminé el cuadro el día que le mataron. Sin saberlo. Su muerte. Una línea que se iba a interrumpir. Es un tríptico, que llamé L’espoir du condamné a mort. Quiero que esas tres telas se queden en Barcelona, en la Fundación. No fue, de ninguna manera, una coincidencia intelectual. Una coincidencia un poco mágica... no sé bien cómo llamarla.»

«(...) ¡Terrible fue aquel año que precedió a la muerte de Franco, y terribles aquellos fusilamientos!

- ¿Es eso lo que quiere reflejar (tal como obra en la exposición de Madrid) en la sorda, dramática y litúrgica escena que usted titula Tríptico de la esperanza de un condenado a muerte?

- Eso, exactamente eso, aunque de forma inconsciente y un tanto profética. Suene o no a inmodestia, le diré a usted que siempre he tenido algo de profeta. No deja de ser extraño y significativo que yo concluyera ese tríptico el día mismo en que dieron garrote a aquel pobre muchacho catalanista, Salvador Puig Antich. Terminé el cuadro el mismo día que lo mataron, sin que yo lo supiera: una línea negra sobre un fondo blanquecino: una línea negra como un hilo que alguien corta por la fuerza y sin piedad.

- La relación entre estas telas y el drama de Puig Antich no era buscada al comienzo?

- No, era en absoluto una coincidencia intelectual. Sino una coincidencia un poco mágica ... como os lo diría?»


Francesc Català-Roca captó en una imagen a Miró místico y de espaldas, sentado frente al tríptico:

«Yo estaba haciendo unas fotografías de sus obras en la habitación contigua y al alzar la vista observé como se sentaba frente a las telas y descubrí que si yo me situaba a su altura, con su cabeza tapaba una bombilla encendida de la que se expandía una especie de aura. No se enteró y capté aquella enigmática imagen. Lo cierto es que también se la hice porque él mismo me contó una anécdota sobre una broma que le había ocurrido un día en Barcelona en el que un grupo de amigos le tomaban por lelo. Resulta que mientras tomaban café en un bar de las Ramblas, sus amigos se pusieron de acuerdo diciéndole que le pasaba que tenía como un aura. Él pensó que se lo decían por sus cabellos. Lo cierto es que le tomaban el pelo, se burlaban de él, y esta fotografía me recuerda aquella anécdota.» 






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada