Lo Último

1985. Allan Craig, brigadista escocés

Memorial Allan Craig y brigadistas escoceses en el cementerio de Tarancón (Cuenca)
(Fotografía: María Torres)




María Torres / 25 mayo 2016

Allan Craig, nacido en Dundee (Glasgow), Escocia, el 11 de diciembre de 1904, formó parte de un acontecimiento único en el mundo. Fue uno de los 35.000 voluntarios de 53 países que vinieron a España para luchar a favor del gobierno republicano. De ellos, cerca de quinientos fueron escoceses. 134 nunca regresaron.

No era fácil llegar a España desde Glasgow. Un autobús hasta Londres, un tren hasta París y una vez allí había que apañárselas para cruzar la frontera franco-española y alcanzar Barcelona. Allan no llegó sólo, lo hizo con su hermano Charles, en diciembre de 1936. Charles, cuatro años menor que Allan, era miembro del partido comunista. Allan no era militante, pero ambos pensaban que el fascismo era una amenaza mundial para la libertad de los pueblos.

Allan formó parte del Batallón Británico dentro de la XV Brigada Internacional de la 35 División del Ejercito de la República Española. Resultó herido en combate en la Batalla del Jarama el 17 de febrero de 1937 y en un intento de salvar su vida fue trasladado Tarancón (Cuenca), una localidad clave en sanidad, logística militar, nudo ferroviario de la retaguardia republicana y punto importante de comunicación con Valencia.

Ingresado en "El Hospitalillo", antiguo hospital de Santa Emilia, uno de los tres centros sanitarios emplazados en Tarancón que acogían heridos de guerra, falleció el 22 de febrero de 1937, cinco días después. Tenía 36 años y una mujer y dos hijos esperándole.

Fue enterrado junto con otros brigadistas en el Cementerio de Tarancón, lugar donde permanecieron discretamente sus restos hasta los años setenta en que se acometió la remodelación del cementerio y alguien sin ningún escrúpulo decidió deshacerse de ellos y echarlos en una escombrera, junto con los de otras víctimas de la represión franquista.

Sus restos ya no están, pero permanece su recuerdo. Nada más acceder al cementerio, a la derecha, nos encontramos con tres placas a modo de tríptico. En la placa central, una imagen de Allan Craig, junto a los nombres de todos sus compañeros escoceses fallecidos en la Batalla del Jarama y la leyenda: To the memory of the Scottish members of the British Battalion, International Brigade, who fell at Jarama, 1937.

Dos placas situadas a ambos lados recuerdan los nombres de las víctimas del franquismo en Tarancón.

Detrás del memorial, un olivo plantado por el hijo de Allan Craig el 7 de octubre de 2011 en memoria de su padre "recordada con dignidad, la que merecen todos aquellos que lucharon por un mundo más justo para todos", de los 39 brigadistas escoceses caídos en la Batalla del Jarama y de todos los que defendieron la Répública Española.


Foto: María Torres

Foto: María Torres

Foto: María Torres




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada