Lo Último

2197. As Marías en punto / Las Marías en punto

Coralia Fandiño Ricart (Santiago, 24 de agosto de 1914 - A Coruña, 30 de enero de 1893)
Maruxa Fandiño Ricart ( Santiago, 4 de enero de 1898 - 13 de mayo de 1980)




Coralia y Maruxa Fandiño Ricart, no siempre fueron las extravagantes mujeres que durante los años sesenta salían a pasear a las dos de la tarde por Santiago, piropeando y flirteando con los estudiantes. Bajo sus atuendos y maquillajes se escondía un drama humano.

Hijas de un zapatero y ambas modistas, pertenecían a una familia obrera de once hijos a la que atacó duramente la represión franquista. Tres de sus hermanos, fueron destacados miembros de la C.N.T. Antonio y Manuel fueron encarcelados y Alfonso permaneció huído. Antonio consiguió la libertad en los años cincuenta, pero falleció poco después a causa de las palizas recibidas en prisión. 

Los franquistas las humillaron y acosaron repetidamente para descubrir el paradero de sus hermanos. Registraban su casa a altas horas de la madrugada, las dejaban desnudas en la calle y las maltrataban. Esa fue la vida de las hermanas durante muchos años.


As Marías en punto

Para que delataran os irmáns perseguidos
espíanas na rúa.

Daquela viña a lúa
chamando pola brétema
para que a carne núa
fose estatua mollada.

Non houbo tregua
nesas noites de infamia
e aquela pel pedía ser tapada
para borrar tan prolongada aldraxe.    

E a roupa rechamante
cubriu esas estatuas laceradas
das Marías en Punto
cando ían ao paseo.

Cada cor, cada onda, cada floco
das coloridas roupas como bálsamo
curaban esas dores sepultadas
debaixo das súas toscas maquillaxes.

Aos dous xardíns amenos de loucura
foron paxaros nosos a abeirarse
soltando naquel voo as alas presas
polo invicto adival do ditador.




*


Para que delataran a los hermanos perseguidos
las desnudaban en la calle.

Entonces, venía la luna
llamando a la niebla
para que la carne desnuda
fuese estatua mojada.

No hubo tregua
en esas noches de infamia
y aquella piel pedía ser tapada
para borrar tan prolongada humillación.

Y la ropa llamativa
cubrió esas estatuas laceradas
de las Marías en punto
cuando iban al paseo.

Cada color, cada onda, cada fleco
de las coloridas ropas como bálsamo
curaban esos dolores sepultados
debajo de sus toscos maquillajes.

A los dos jardines amenos de locura
fueron pájaros nuestros a refugiarse
soltando en aquel vuelo las alas presas
por la invicta soga del dictador.


Helena Villar




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada