Lo Último

2426. Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas

El 21 de diciembre de 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas acordó declarar el 30 de agosto Día Internacional de las Vísctimas de Desapariciones Forzadas.

Desaparición forzada es el término jurídico que designa a un tipo de delito complejo que supone la violación de múltiples derechos humanos como: derecho a la vida, derecho a la libertad y a la seguridad personal, derecho a trato humano y respeto a la dignidad, derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica, derecho a la identidad y a la vida familiar, especialmente en el caso de los niños, derecho a reparación, incluso mediante la indemnización, derecho a la libertad de opinión, expresión e información, y derechos laborales y políticos. Este delito, cometido en determinadas circunstancias como una Guerra, constituye  además  un crimen de lesa humanidad, ya que la desaparición forzada vulnera derechos expresamente establecidos en cuatro  Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 y sus dos Protocolos Adicionales como: derecho a recibir un trato humano, derecho a recibir protección frente a actos de violencia, derecho a no ser sometido a tortura física o mental o a otras formas de coacción, derecho del prisionero a que sus familiares y la Agencia Central de Prisioneros de Guerra del Comité Internacional de la Cruz Roja sean informados de su captura o traslado a otro campo, derecho a mantener correspondencia, derecho de ser liberados una vez finalizadas las hostilidades.

Las víctimas de este delito con conocidas como Desaparecidos.



Desaparecidos

Están en algún sitio / concertados
desconcertados / sordos,
buscándose / buscándonos
bloqueados por los signos y las dudas
contemplando las verjas de las plazas
los timbres de las puertas / las viejas azoteas
ordenando sus sueños, sus olvidos
quizá convalecientes de su muerte privada

nadie les ha explicado con certeza
si ya se fueron o si no
si son pancartas o temblores
sobrevivientes o responsos
ven pasar árboles y pájaros
e ignoran a qué sombra pertenecen

cuando empezaron a desaparecer
hace tres cinco, siete ceremonias
a desaparecer como sin sangre
como sin rostro, y sin motivo
vieron por la ventana de su ausencia
lo que quedaba atrás / ese andamiaje
de abrazos cielo y humo

cuando empezaron a desaparecer
como el oasis en los espejismos
a desaparecer sin últimas palabras
tenían en sus manos los trocitos
de cosas que querían

están en algún sitio / nube o tumba
están en algún sitio / estoy seguro
allá en el sur del alma

es posible que hayan extraviado la brújula
y hoy, vaguen preguntando preguntando
dónde carajo queda el buen amor
porque vienen del odio


Mario Benedetti 





No hay comentarios:

Publicar un comentario