Lo Último

2741. ¡Libros, libros, libros!

Una niña y un niño leyendo unos libros de la biblioteca de Misiones Pedagógicas, 1932


En los últimos cuatro años hemos contado en este espacio con la colaboración de autores que han tenido la generosidad de darnos a conocer y compartir sus trabajos relacionados con la Memoria.

Ensayos, novelas, cómics, cualquier formato es válido para destapar la historia de la traición, la historia de las víctimas e impedir que se siga perpetuando el olvido.

Al final del texto detallamos un listado de las obras que hemos difundido, y ponemos este espacio a disposición de aquellos que desean dar a conocer sus nuevas publicaciones.

El camino de la conquista de la cultura iniciado por la II República española fue anulado por franquismo. No se escatimaron esfuerzos para deshacerse de todas aquellas publicaciones que suponían un peligro para la «Nueva España» y que fueron condenadas al fuego eterno.  Se purgaron escuelas y bibliotecas públicas y privadas, también se depuró a los bibliotecarios, maestros, editores y libreros. 

Viriles falangistas, acompañados de universitarios brazo en alto y virginales muchachas con peineta y mantilla, celebraban lo que denominaban «Auto de fe» para condenar al fuego a los libros que  creían eran los enemigos de España, como «los libros separatistas, los liberales, los marxistas, los de la leyenda negra, los anticatólicos, los del romanticismo enfermizo, los pesimistas, los pornográficos, los de un modernismo extravagante, los cursis, los cobardes, los seudocientíficos, los textos malos y los periódicos chabacanos. E incluimos en nuestro índice a Sabino Arana, Juan Jacobo Rousseau, Carlos Marx, Voltaire, Lamartine, Máximo Gorki, Remarque, Freud y al Heraldo de Madrid».

El ministro de Educación Nacional durante la Guerra, Pedro Sáinz Rodríguez, que colaboró activamente en la sublevación y dirigió todo el proceso de purga y depuración del sistema de enseñanza republicano, más tarde conspirador monárquico y consejero de Juan de Borbón, se manifestaba así al respecto: «Ciertos libros no pueden estar en manos de gentes sin formación ni de débiles mentales». 

La «pira purificadora» llegó a destruir hasta la Enciclopedia EspasaEl Corsario NegroLos tres mosqueterosLos cuentos de Andersen, o Los viajes de Gulliver.

No estaba equivocado Heinrich Heine cuando afirmó en 1821: «Ahí donde se queman libros se acaba quemando también seres humanos».

Os detallamos un listado de las obras que hemos difundido, y ponemos este espacio a disposición de aquellos que desean dar a conocer sus nuevas publicaciones.


Obras difundidas en el Blog

Amalio. Fuego, vapor y armas, de Rosa Elvira Presmanes
El domador de lagartijas, de María Dolores García Pastor
El silencio de los justos, de Fernando García Lobo
El viaje de la Memoria, de Miguel Carrasco Leyva
Herdeiras, de Carmen Penín 
Memoria perdida, de Miquel González
El pan y la cruz, de Lucio Martínez Pereda
Verano español, de Nordahl Grieg. Edición de Aku Estevaranz y Ainhoa Zufriategui
El infierno y sus puertas, de Pepe Sedano Moreno
El Chato, miradas de una época, de Chema Menéndez
Yo fuí presa de Franco, de Fernando Cardero Azofra y Fernando Cardero Elso
El sol a la tinaja, de Sol Gómez Artega
Deportado 4443, de Carlos Hernández y Ioannes Ensis
Semilla de Memoria, de Francisco González Tejera
Amarás a tu prójimo, de Joaquín Romero
Un cesto de mázas, de Montse Fajardo
De cárcel en cárcel, de Diego Sanjosé
El exilio español en la Bretaña, de Isabelle Le Boulanger
La sombra del recuerdo, de Juan Marín Hernández
Málaga, base naval accidental, de Luis Miguel Cerdera
Me lo decía mi abuelito, de Alberto Valenzuela
El Montaraz, de Miguel Ángel Ambrosio
Vivos en el averno nazi, de Montserrat Llor
Las cartas de la Pirenaica. Memorias del antifranquismo, de Armand Balsebre y Rosario Fontova
La memoria varada, de Rafael Adamuz
Cartas para Estrella, de Pilar Lahuerta
Los últimos españoles de Mauthausen, de Carlos Hernández de Miguel
El jardín de la memoria, de Lea Vélez








4 comentarios:

  1. Una magnífica labor la realizada durante estos cuatro años. Gracias por vuestro trabajo y dedicación.

    ResponderEliminar
  2. Leo este blog desde hace un montón de años, nunca me anime a escribir... pero hoy quiero daros las gracias por aportarme toda esa cultura que nunca me enseñaron en la escuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Lore. Gracias por acompañarnos en por el sinuoso sendero contra la desmemoria. Un saludo fraternal.

      Eliminar