Lo Último

2789. La caída de Málaga. Los bombardeos desde el mar II

Tropas italianas entrando en Málaga


La toma de Málaga, victoria italiana


Véase lo que publicaba el Manchester Guardian, reproducido anteayer (12 de Febrero) en la Tribuna y ayer en Messagero:

"El porvenir es demasiada sombrío para los gubernamentales, pero es imposible decir si nos encontramos en la vuelta decisiva del conflicto. En todo caso la victoria de Málaga es ante todo una victoria italiana. 12.000 italianos han desembarcado en Cádiz y siete barcos mercantes italianos han descargado material de guerra en esta ciudad. Parece que la dirección de las operaciones, ha sido confiada a los oficiales italianos y se calcula que los alemanes participaron con 60 aviones de bombardeo que fueron formados para atacar la flota gubernamental. Los soldados italianos elegidos, lo fueron entre los antiguos combatientes de Etiopía; armonizan mejor con los españoles que los alemanes. Estos son los italianos que tomaron la ciudad."

Uno de los oficiales hecho prisionero en el frente de Guadalajara, llevaba una orden del día redactada en italiano, dirigida por el General Mancioni al General Ciangualtiero Arnaldi, que mandaba las tropas italianas en el frente de Málaga. Esta orden del día, tiene fecha 10 de Febrero, dos días después de la conquista de Málaga. He aquí el texto:

"Málaga 10 de Febrero. 

Usted ha escrita una página gloriosa en Málaga. Por esto es que el fascismo avanza y usted y a su vanguardia armada, en lucha por un ideal, han interpretado el espíritu y manifestado el dinamismo. A su comandante el general Arnaldi, el cual les ha conducido a la conquista de Málaga, envío mi agradecimiento, expresando e interpretando así el pensamiento de éste quien les sigue lo lejos. (il pensiero di celui che da lontane vi Segne). 

Firmado el General Manzioni"


Si dos diarios italianos publicaban con la autorización de la censura, por supuesto, sin contradecir y hasta aprobando una opinión inglesa autorizada, el Messagiero del 19 de Marzo escribía textualmente por su parte: "El antifacismo niega la toma de Málaga. ... Pocos días después caía Málaga entre las manos de los nacionalistas, no sin la eficaz ayuda de voluntarios italianos."

En fin, después de la conquista de Málaga el general Gusberti, que mandaba las tropas italianas, ha lanzado la proclama siguiente:

"¡Legionarios de la Columna Gusberti!

Yo estoy contento de poder expresar mis felicitaciones por la intrepidez con la cual ustedes atacaron y destrozaon la fomidable posición de Brechete, abriendo la ruta de Velez, aportando con todo ello una definitiva contribucción a la conquista de Málaga. La conducta de las banderas en el combate, por su arrojo y su disciplina, merece los más elevados elogios que yo estoy cierto de poderos renovar en las acciones futuras. ¡Salud al Rey! ¡Salud al Duce! ¡A nosotros! 

General Gusberti"

El señor Jesús Hernández, Ministro de Instrucción Pública, comunicaba a la salida del Consejo de ministros el 9 de Febrero, la información siguiente: 

"El Gobierno, reunido en Consejo de Ministros, examinó las causas de la caída de Málaga.

Entre las causas, el Gobierno ha tenido que subrayar muy particularmente la colaboración armada de fuerzas extrajeras al ataque contra esta ciudad. No se trata solamente del hecho de que entre las fuerzas insurgentes se hacían resaltar fuertes contingentes de soldados extranjeros, así como de aviones, tanques otros materiales de guerra de procedencia italiana y alemana; se trata de algo más decisivo, como fue la intervención abierta en favor de los insurgentes de los barcos de guerra extranjeros.  

El 7 de febrero por la mañana tres destróyers leales salieron del puerto de Cartagena, en calidad de vanguardia de la flota republicana para librar  batalla con los cruceros rebeldes Canarias, Baleares y Almirante Cervera, que habían bombardeado la costa de Málaga a alguna distancia de nuestras unidades navales auxiliares. 

A las 13.50, como nuestros destróyers avanzaban con prudencia para evitar las dos barreras de submarinos extranjeros, constituidas para impedirles el paso, descubrieron al sur del Cabo de Gata dos cruceros que avanzando por estribor presentaban el flanco a los destróyers, maniobra típica que siempre precede a un ataque de cañón.

Los oficiales de la Marina republicana dedujeron que se encontraban frente el Canarias y el Baleares, cuyas siluetas podían ser confundidas, sobre todo a la distancia que se encontraban, con la de los dos cruceros antes nombrados. 

Los dos cruceros prosiguieron su maniobra para hacer creer más fácilmente a los nuestros, que se trataba efectivamente de barcos de guerra insurgentes. 

Nuestros destróyers, no perdieron de vista a estas dos unidades hasta la entrada de la noche. Durante todo el medio día, los misteriosos cruceros avanzaron a una velocidad máxima, eligiendo una ruta destinada a desviar a nuestros barcos de guerra de los lugares donde verdaderamente operaban los auténticos barcos rebeldes. 

Cuando nuestros destróyers, consideraron que la hora era propicia, redujeron la distancia que les separaba de los dos cruceros, los cuales encendieron sus focos reflectores para darse a conocer como barcos de guerra italianos. 

Está comprobado que uno de estos barcos eran el Muzio Artendolo y el otro el Díaz."


Facetas de la actualidad española, La Habana, Julio de 1937








2 comentarios: