Lo Último

3136. Cómo fueron fusilados los líderes socialistas Botana, Seoane y Bilbatúa, diputados a Cortes los dos últimos, y el alcalde de Vigo, Martínez Garrido




Bajo estos mismos títulos ha publicado el diario valenciano '"La Verdad" la siguiente información: 

Un subdito extranjero que se encontraba en Vigo cuando estalló la sublevación y consiguió trasladarse a América, después de haber permanecido en aquella ciudad viendo los sucesos ocurridos en la misma, nos escribe enviándonos detalles de las circunstancias en que se ha efectuado el fusilamiento de los líderes socialistas Enrique H. Botana, ex diputado de las Constituyentes; el alcalde de aquella ciudad, Emilio Martínez Garrido; los diputados socialistas de la actual legislatura Ignacio Seoane y Demetrio Bilbatúa; el médico Ubaldo Gil y otros destacados elementos izquierdistas de aquella ciudad. 

Nos dice que todos ellos se mantuvieron optimistas, no creyendo que pudiera ejecutarse la sentencia, y aún después de su condena a muerte creían que no sería ejecutada. Y dice el comunicado: 

Producía profundo horror. Conocida que fué la sentencia, se lanzaron al público unas hojas pidiendo la conmutación de la pena; los pliegos se cubrían rápidamente con la firma de todas las clases sociales, a excepción, naturalmente, de los falangitas, quienes, al ver que la gestión obtenía un considerable éxito, dado el gran número de firmantes, hicieron pública amenaza contra los que la solicitaran, por cuyo motivo las gentes, atemorizadas, no firmaron más. Llegado el momento de la ejecución, hicieron el recorrido desde la capilla hasta el cementerio de Pereiró cantando "La Internacional" y dando vivas a la República Uno de los condenados a muerte, Ubaldo Gil, dirigió cálidas arengas al público que presenciaba el paso de los condenados, haciéndolo también al pelotón de soldados que iba a ejecutarles. 

Colocados los diez reos frente a las tapias del cementerio, se hizo una descarga, cayendo muertos, a excepción de Botana, a quien no había alcanzado ninguna bala, según se afirma, porque los soldados desviaron la puntería del cuerpo de aquél. Pero una segunda descarga le privó de la vida. 

Falange había hecho saber de un modo directo a todos los abogados vigueses que quienes defendiesen a los diez procesados a cuya sentencia se hace referencia, sufrirían dolorosas consecuencias. 

El Colegio de Abogados, integrado por fascistas, dirigió un singular escrito al comandante militar en el que, después de hacer grandes elogios del ejército salvador —salvador para ellos, dice nuestro comunicante— y haciéndoles saber que en estos momentos deberían ser los militares los únicos encargados de la defensa de los sentenciados, y por tanto, que ellos, los abogados, se abstendrían de aceptar la defensa de cualquiera que lo solicitara. 

Antes de conocer esta decisión del Colegio de Abogados, se habían comprometido dos conocidos letrados vigueses a defender a los sentenciados, pero comprendiendo la difícil situación que el acuerdo del Colegio les creaba y dispuestos, sin embargo, a cumplir con su deber, optaron por el sacrificio, haciendo saber a los procesados que, fuesen cuales fuesen las consecuencias, les defenderían ante el Tribunal. 

Con posterioridad a la vista de este proceso habían de verificarse otros, de cuya defensa también se habían encargado estos abogados, quienes hicieron saber a los mismos el presentimiento de que ingresarían en la cárcel inmediatamente después de la vista del proceso. Y en efecto, tal como habían previsto, sucedió.

Nos dice también esta carta que el ex diputado de las Constituyentes, Eugenio Arbones, el médico Morgado, Inocencio Taboada y otros más, hasta veintiuno, fueron sacados una noche de la cárcel, llevándolos al cementerio de Lavadores, en Puxeiros, siendo fusilados en la Carretera. 

Agrega que a los asesinados los dejan siempre cuarenta y ocho horas en el lugar de la ejecución para aterrorizar, de este modo, a las gentes campesinas que van a la ciudad. 

Añade que la cantidad de fusilamientos es aterradora, haciendo salir de sus domicilios a los infelices que han de asesinar impunemente. 

También manifiesta que estuvo a punto de ser fusilado el periodista Avelino Rodríguez Elías, redactor del "Faro de Vigo", que ejercía el cargo de cónsul del Paraguay en aquella ciudad. Gracias a la intervención de los cónsules se consiguió no fuera ejecutado. Tanto él como su familia fueron enviados al Paraguay. 

Dice asimismo que el conocido medico de aquella población, el doctor José Ramón de Castro, que fué detenido en los primeros momentos, alcanzó su libertad mediante la entrega de cien mil pesetas, para la suscripción del Ejército.


Ahora, 22 de diciembre de 1936









2 comentarios:

  1. Entre todos la mataron y ella sola se murio...........la Republica

    ResponderEliminar
  2. Fue infame y traidor lo que hicieron los que se alzaron contra la nefasta II república, pero éstos no pudieron hacerlo peor... Y lo peor es que aún hay imbéciles que creen que la nefasta II república fue ejemplar en su conjunto...

    ResponderEliminar