Lo Último

2911. Matías Rodríguez Baraja(s), "O Baraja", un castronuñero en los campos de concentración nazis

Registro de muerte del KZ Mauthausen.  ITS Archives, Bad Arolsen 



María Torres / 15 octubre 2019 – Actualizado el 13 de febrero de 2021

Matías nace en la vivienda familiar de la calle Real de Castronuño, a las once de la mañana del día 24 de febrero de 1903. Son sus padres: Dionisio Rodríguez Chillón, alías “Ajero”, jornalero, hijo menor de José e Isidora, de profesión labrador e Isabel Baraja Corzo, la segunda hija de Bartolomé y Leoncia, ambos naturales de Castronuño.[1]

El padre de Matías marcha a trabajar a Santander. Le situamos en esta ciudad en 1909, con treinta años, trabajando de jornalero y con residencia en Campogiro. Concretamente en el mes de mayo, a través de la prensa local, se ordena una requisitoria de comparecencia en el Juzgado de Instrucción del Distrito del Oeste para practicar una diligencia judicial. Se le acusa de un delito de estafa.[2] El juicio oral señalado para el 23 de abril y posteriormente para el 9 de julio de 1909 fue suspendido por la no comparecencia del procesado,[3] por lo que es declarado en busca captura.

Matías se queda huérfano de padre antes de cumplir los ocho años. Isabel, su madre, decide emigrar, dejando a Matías al cuidado de sus abuelos. Se comenta que se llevó con ella a Consuelo, su hija pequeña, nacida el 10 de octubre de 1905, y de la que no hay información.

Con 34 años, el 14 de diciembre de 1911 Isabel Baraja llega a Tampico, ciudad y puerto del noreste de México en el estado de Tamaulipas, para trabajar como ama de llaves en el hotel Rivera. En la tarjeta expedida por el servicio de inmigración, además de añadir una "s" a su primer apellido, se indica que era viuda, católica, que tenía una estatura de 162 cms., pelo castaño, ojos grises, y que en 1932 cambió de domicilio. Fallece en Tamaulipas en 1959.[4]

En 1922, cuando Matías tiene 19 años se traslada a la ciudad de A Coruña. En el Padrón de 1940 que se conserva en el Concello de A Coruña se indica que Matías es obrero, sabe leer y escribir, y que procedente de Valladolid lleva 18 años residiendo en la ciudad. Casado con Mercedes Franquiera Costa, habita una vivienda en la calle de la Torre 103, 1º derecha y en 1933 nace su único hijo: Mario.[5]

Sabemos que trabaja como tipógrafo y que en 1932 tiene una gran actividad sindical.[6] Conocido como O Baraja, en mayo de 1932 organiza una reunión de la Asociación Tipográfica de A Coruña para movilizar a los parados del ramo y en agosto de ese mismo año representa al Sindicato de Teléfonos coruñés en el Pleno Regional de la C.N.T. en Ferrol. Según el historiador Eliseo Fernández, el hecho de esta representación no indica que fuese miembro, pues lo normal era delegar en algún militante de otro sindicato que se fuera a desplazar cuando no se podía enviar delegado.

El historiador Dionisio Pereira amplía que «Matías tuvo un papel clave en la huelga de Telefónica en la ciudad de A Coruña durante el verano de 1931 y, en ese momento, representaba a la Unión Telefónica local. La huelga se perdió y algunos empleados y telefonistas fueron despedidos; aun así, Matías representó al Sindicato Telefónico en el Pleno Regional del CRG celebrado el 21 de agosto de 1932, según informa el diario "Solidaridad Obrera" (A Coruña), nº 87, 13/9/32. ¿Contradice esto su trabajo como tipógrafo? Pueden existir dos hipótesis: a) Que había sido empleado de Telefónica al inicio de la República y había sido despedido en esa huelga. Y luego volvería a trabajar como tipógrafo. b) Que Matías trabajaba como tipógrafo pero que, al mismo tiempo, había sido electo consejero del Sindicato Telefónico sin dejar su puesto.»

Matías  firma la ponencia al punto 6º del orden del día del Pleno: “Frente al paro forzoso, ¿qué orientación procede a fín de que no falta trabajo y no cunda la miseria en los hogares proletarios?”[7]

En diciembre de 1932 firma un artículo en “El Luchador” titulado “Datos para la historia de un proceso sindical en Galicia"[8], del que se trascribe el primer párrafo a continuación:

«Sereno y objetivo, como predestinado a cumplir una misión depuradora que al fin ha de resultar provechosa para la organización y las ideas, señalando errores e inconsecuencias en que suelen caer con demasiada frecuencia algunos camaradas, que más tarde su espíritu sectario no quieren reconocer, voy a dar a la publicidad unos trabajos dirigidos a todos los trabajadores confederados de España, para poner de manifiesto algo de lo que ocurre en Galicia, y para que aquellos camaradas mal intencionados –que de todo hay en la viña del Señor- no vean en mi labor de crítica depuradora una apetencia de cargos para los que todavía me considero incapacitado, quiero dejar sentada una cosa: que por convicción ideológica, soy enemigo declarado e irreductible de los cargos retribuidos representativos, cuando ellos pueden desempeñarse gratuitamente con un poco de buena voluntad y sacrificio por parte de todos.»

Según Dionisio Pereira «Matías se distinguió a lo largo de 1932 y 1933 en sus críticas a la línea moderada que siguió al CRG y, en particular, a su secretario José Villaverde. Estas críticas se hicieron explícitas en "El Luchador", como las compartió su director Federico Urales. La participación de Matías en el diario, además del artículo firmado con su nombre al que se refiere Eliseo, viene de un poco más atrás, en octubre de 1932.»

En la correspondencia dirigida a “El Luchador” que se conserva en el Centro Documental de la Memoria Histórica, «hay dos cartas de Matías a Federico Urales con la misma fecha del 28/10/1932. En una explica su disconformidad con Villaverde y su propuesta de utilizar un seudónimo en sus artículos, ya que temía represalias en el sindicato. Y en otra figura de su puño y letra un artículo titulado "El boicot a El Luchador", que fue publicado apócrifamente dentro de otro mayor escrito por los Urales y titulado "Las luchas que El Luchador libra en Galicia" y publicado en el número correspondiente al 11/11/1932. Posteriormente, Matías iniciaría en el diario con el seudónimo "Amanecer Anárquico" una serie titulada "La Farsa Torpe"[9] donde ataca duramente a Villaverde y su estrategia. Esta serie pronto daría lugar a un panfleto titulado La Farsa Torpe, editado por la Agrupación Anarquista "Amanecer Anárquico" de A Coruña.»[10]

El Grupo Anarquista Amanecer Anárquico fue un «colectivo formado por varios militantes del “Sindicato de Peones” coruñés y el empleado de Telefónica Manuel Rodríguez Baraja.»[11]

Matías fue uno de los fundadores del Ateneo Libertario coruñés “Nueva Era”. Este Ateneo «fue sin duda el más importante, tanto por la presencia en él de destacados cuadros libertarios (Jaime Baella, José Moreno, Francisco Balado, etc.) como por la riqueza de sus actividades centradas en la divulgación cultural y en la potenciación de la enseñanza laica. Fue constituido en octubre de 1933 en la barriada de la Torre, por el veterano anarquista Enrique Taboada y los militantes de la C.N.T. Coruñesa, Manuel Rodríguez Baraja y Raúl Couceiro. Durante el Frente Popular puso en marcha una Comisión Pro-Liga Racionalista, dirigida a financiar una escuela que el golpe militar impidió funcionar.»[12]

Los propósitos de “Nueva Era”, asociación de carácter «instructivo y educativo» recogidos en el capítulo I de sus Estatutos eran[13]«agrupar en su seno a todas las personas amantes de la cultura libertaria, que verdaderamente sientan ansias de instruirse y superarse; fundar una vasta biblioteca de Arte, Ciencia y Literatura; editar un Boletín, que sea el órgano defensor y propagador de los propósitos de esta asociación; creación de escuelas racionalistas, cuando los medios económicos los permitan y celebración de actos y conferencias, charlas, lecturas comentadas, veladas artísticas, giras instructivas y en fin todo aquello relacionado con la cultura en general.»

Fue socio del Centro de Estudios Sociales Germinal. Aparece en una relación de socios localizada por Luis Lamela en manos de la policía franquista[14] y de la que ha facilitado copia Eliseo Fernández.

Se desconoce y se sigue investigando la trayectoria de Matías Rodríguez Baraja(s) durante la Guerra de España, pero la documentación le sitúa residiendo en la calle Barón de San Luis núm. 10 de Barcelona. Según una declaración de su esposa realizada en octubre de 1941, «se encontraba trabajando en Barcelona y fue movilizado por los rojos internándose en Francia a la terminación de la Guerra[15]

Sabemos que fue detenido por la Gestapo e internado con el número de prisionero 36826 en el stalag XII D Trèves, en la colina de Pétrisberg con vistas a la ciudad alemana de Trier, hasta el 22 de enero de 1941, que es obligado a integrar un convoy con 775 republicanos españoles que parte de la estación de ferrocarril de Trier con destino a Mauthausen. Tres días después llega al campo de los españoles, en el que es registrado como tipógrafo con el número de matrícula 3523.[16]

El 17 de febrero de 1941 es transferido al Block 17 del subcampo de Gusen (matrícula núm. 10059), donde perece diez meses más tarde, el 11 de noviembre de 1941 a las 07:23 horas de una insuficiencia mitral según consta en los documentos nazis. Cuatro días después sus restos fueron convertidos en humo en cenizas. Tenía 38 años.[17]

El 9 de octubre de 1941, apenas un mes antes de su muerte, la Cruz Roja de A Coruña, a petición de Mercedes, su esposa, escribe a la presidencia de la Cruz Roja Alemana en Berlín, solicitando noticias de Matías: «Este paisano se encontraba en Barcelona y fue movilizado por los rojos, internándose en Francia a la terminación de la Guerra Española. Después fue hecho prisionero del ejército alemán y hace tiempo tuvo noticias que se encontraba en un campo de concentración, siendo su última dirección: Gefangennenmer 36826 - Stalag XII-D. El sujeto que se busca es natural de Castronuño (Valladolid), tiene 38 años y de oficio impresor[18]

El 11 de noviembre de 1941, el mismo día de la muerte de Matías, la Cruz Roja en Berlín dirige escrito al campo de Mauthausen preguntando por él.[19] No hay respuesta. El 8 de enero y el 11 de marzo de 1942, la Cruz Roja alemana insiste ante el comandante de Mauthausen.[20] No hay respuesta.

La Cruz Roja en A Coruña recibe finalmente una carta de la Cruz Roja alemana fechada el 6 de junio de 1942 en la que se indica: «En respuesta a su carta mencionada anteriormente, dirigida a la Cruz Roja Alemana, hacerles saber que el español citado murió en el campo de Mauthausen. La Cruz Roja Alemana le pide amablemente que notifiquen a Mercedes Franquiera el documento adjunto y se lo entreguen.»[21] El documento al que alude el texto es el certificado de defunción expedido por las autoridades de Mauthausen.

Mercedes Franqueira trabajó como limpiadora en el Banco Hispano Americano de A Coruña. «En su momento, y como consecuencia de una gestión que le hicieron desde el Banco, recibió una importante cantidad de dinero procedente de Alemania (no sabemos la cuantía ni por qué) y cobró una pensión que los vecinos relacionaban con la División Azul.»[22] Intentó rehacer su vida y tuvo una hija: Mercedes Pedrido Franquiera. Ésta se casó con un hombre llamado Gonzalo, y fueron padres de otra niña llamada Beatriz.[23]

En diciembre de 1952 en el B.O.E. se publica el siguiente aviso por parte de el Juez de Primera Instancia núm. 1 de A Coruña: «A instancia de Mercedes Franqueira Costa, de esta vecindad, se tramita expediente en este Juzgado sobre declaración de fallecimiento de su marido, Matías Rodríguez Baraja, de cuarenta y ocho años de edad, hijo de Dionisio e Isabel, natural de Castromiño (Valladolid) y vecino de La Coruña, de donde se ausentó, para ignorado paradero, el diez de agosto de mil novecientos treinta y seis sin que desde esta fecha se hubiese vuelto a tener noticia alguna del mismo.»[24]

Lo cierto es que Mercedes conocía el paradero y el destino de su marido, pues además de la comunicación oficial de la Cruz Roja antes citada, llegó a cartearse con Matías cuando éste se encontraba en el stalag o campo de prisioneros de guerra XII D de Trèves.

Mario, el hijo Matías y Mercedes, se marchó a vivir a Canadá. Casado con Ángeles, tuvo tres hijos: Mario, Suso y Agustín. Falleció en 2008 en Toronto, después de una larga enfermedad. [25]

 

Algunos datos familiares[26]:


Dionisio Rodríguez Chillón (Padre de Matías Rodríguez Baraja)

Padres: José Rodríguez  e Isidora Chillón

Abuelos paternos: Antonio Rodríguez Prieto y Francisca Miguel Martín

Abuelos maternos: Santos Chillón Prieto y Lucía Vázquez García

Hermanos: Casimira (1863), Pablo (1866), Clemente (1868), Francisco* (1874), y Rafael (1879)

 

Isabel Baraja Corzo (Madre de Matías Rodríguez Baraja)

Padres: Bartolomé Baraja y Leoncia Corzo

Abuelos paternos: José Baraja Hernández y Francisca Hernández Vegas

Abuelos maternos: Francisco Corzo Arroyo y Rita Rodríguez Castro

Hermanos: Brígida (1870), Antonio (1875), Francisco (1880)

* Francisco Rodríguez Chillón, tío de Matías, comerciante de profesión, emigró en 1913. Hasta 1922 residió en San Antonio (Texas). Tras una estancia en España, se estableció en  México en 1924. Se estabelció en Huatabampio, localidad del estado federal de Sonora. Más tarde trasladó su residencia a Piedras Negras, ciudad fronteriza del noreste de México, en el estado de Coahuila. El 16 de enero de 1939 marchó a Nueva York.

Casado con María Linage, natural de Tamayo, Burgos, tenía una hija de nombre Herlinda.





[1] Registro civil de Castronuño

[2] Boletín oficial de la provincia de Santander Número 73. 7 de mayo de 1909

[3] El Cantábrico, 24 de abril de 1909

[4] Registro Nacional de Extranjeros en México - Portal Movimientos Migratorios Iberoamericanos, Ministerio de Cultura

[5] Padrón de habitantes 1940. Archivo Municipal del Concello de A Coruña

[6] Toda la información de su actividad sindicalista en A Coruña, han sido facilitada por los historiadores Dionisio Pereira y Eliseo Fernández

[7] Solidaridad Obrera núm. 87, 3 de septiembre de 1932. Nomes e voces.

[8] El Luchador, Barcelona, núm. 90. 23 de diciembre de 1932, pp.2. Datos facilitados por Eliseo Fernández

[9] El Luchador núms. 113 de 6 de diciembre de 1933 al 119 de 14 de julio de 1933

[10] Dionisio Pereira: A CNT na Galicia. 1922-1936, Laiovento 1994. Aquí aparece Matías erróneamente como Manuel.

[11] Ibid.

[12] Eliseo Fernández/Dionísio Pereira: O anarquismo na Galiza (1870-1970): apuntes para unha enciclopedia. Edicions Positivas, 2004  

[13] Estatutos del Ateneo Libertario “Nueva Era” de fecha 12 de octubre de 1933. Copia digital facilitada por CRMH de A Coruña

[14] Luis Lamela: Estampas de injusticia. La guerra civil del 36 en A Coruña y los documentos originados en la represión, pp. 425. Edicións do Castro, 1998.

[15] ITS Archives, Bad Arolsen. Copy of 1.1.26.3 / 1719276

[16] Libro Memorial. Españoles deportados a los campos nazis (1940-1945), Benito Bermejo y Sandra Checa. Ministerio de Cultura de España,2006

[17] ITS Archives, Bad Arolsen. Copy of 1.1.26.1 / 1307960 / 1307974/ 1303031/ 1298570/ 1290850/ 1290850  y Copy of 1.1.26.3 / 1719274/ 1719275/

[18] ITS Archives, Bad Arolsen. Copy of 1.1.26.3 / 1719276

[19] ITS Archives, Bad Arolsen. Copy of 1.1.26.3 / 1719277

[20] ITS Archives, Bad Arolsen. Copy of 1.1.26.3 / 1719279

[21] ITS Archives, Bad Arolsen. Copy of 1.1.26.3 / 1719282

[22] Extracto de la información facilitada por José Manuel Sánchez Mesejo, A Coruña 2018

[23] Ibid

[24] B.O.E. núm. 259. 24 de diciembre de 1952, pp. 3488

[25] Obituario en línea de Mario Rodríguez Franqueira

[26] Registro civil de Castronuño y www.familysearch.org





1 comentario: